Portada Reportaje
Image default

Tocar el pecho de una mujer
y sentir
cada latido como si fuera tuyo
conectar el pulso milenario
y sostener
de algún modo
el ritmo que danza la vida

Ir más allá del valle
explorar profundamente
hasta perderse
en los primeros trazos de la Vía Láctea
en la primera señal de vida
en el último eco
en el sosiego eterno.

Artículos Relacionados

«Espero compartir mi fascinación por el trayecto», poeta Alfredo Castro presenta su primer libro

Editorial

Te invito a ver el agua

Alfredo Castro

Pocas letras en Torreón

Alfredo Castro
Cargando....