Portada Reportaje
Image default
Colaboraciones

Traslación, rotación

 

El mundo, no se detiene por una tragedia.

Ayer llorábamos a una hermana que vivió sus ultimas horas; sufriendo, mancillada por un canalla. Hoy buscamos restos entre escombros.

Todavía hay niños soñando con la guerra que hombres codiciosos y sin escrúpulos planearon. Pesadillas incesantes.

 

 

El mundo no se detiene por  una tragedia.

El mundo seguirá jodido, con corazones rotos.

Si el mundo no se detiene, hagámoslo nosotros

detengámonos a ayudar,

detengámonos a besar,

paremos por un instante el odio.

Hagamos el amor y no la guerra. Una y otra vez

por que el mundo no se detiene por una tragedia

pero nosotros sí podemos hacerlo.

Artículos Relacionados

«Espero compartir mi fascinación por el trayecto», poeta Alfredo Castro presenta su primer libro

Editorial

Red es Poder: 5 años de periodismo y agradecimiento a nuestra comunidad

Editorial

Ezra Pound, un joven con/sin futuro

Alfredo Loera
Cargando....