Image default
Portada » ¿A poco no…? Combate a la pobreza, de la palabra a la acción
Columnas

¿A poco no…? Combate a la pobreza, de la palabra a la acción

¿A poco no ha sido un total fracaso la política social para combatir la desigualdad y la pobreza? Así lo corrobora el informe de Oxfam ‘México justo: propuestas de políticas públicas para combatir la desigualdad’, cuya conclusión es precisamente que las políticas gubernamentales han fracasado en el combate a la marginación social. Y las causas van desde la corrupción imperante en el sistema de gobierno hasta el uso electorero de los programas sociales, pasando por la falta de sensibilidad y voluntad política del sector público, entre otras.

El organismo lo atribuye al modelo asistencial que no ha logrado aliviar la miseria ni ha propiciado la igualdad de oportunidades, por lo que México forma parte del 25% de las naciones más desiguales del mundo, mientras que 10 de las personas más ricas del país concentran la misma riqueza que 60 millones de mexicanos. Y es que la política social parte de un enfoque asistencial dirigido sólo a los grupos más pobres, utilizándolo con fines políticos y electorales; de ahí que los niveles de pobreza, a largo plazo, se han mantenido iguales.

Prueba de ello es que, desde la creación del programa Progresa en 1994, que luego se convirtió en Oportunidades y después en Prospera, se invirtieron un billón de pesos en 23 años, pero la pobreza aún sigue afectando a la mitad de la población. Ante este panorama, Oxfam y otros organismos nacionales e internacionales han propuesto diversas medidas y acciones para reducir la profunda desigualdad, empezando por elevar gradualmente el salario mínimo hasta que supere el precio de la canasta básica y realizar aumentos junto con la inflación para mantener el poder adquisitivo.

Y aunque hay quienes aseguran que en México nadie gana el minisalario, según Oxfam, hoy en día, 7 millones de connacionales lo perciben. Otra propuesta es la de un ingreso básico universal –que, de hecho, el precandidato de México al Frente, Ricardo Anaya, lo ha planteado en su campaña- así como un sistema de seguridad social universal mediante un modelo mixto de impuestos generales y cuotas individuales. La percepción de injusticia social ha sido manifestada, incluso, por el Presidente EPN, quien ha reconocido que hay un enojo social muy grande.

Mientras que la política social se siga manejando con criterios asistencialistas y electoreros, no podremos aspirar a un cambio radical. Es lamentable que hasta la ONU, en su informe sobre desarrollo humano, señale que México representa un fracaso mundial en la materia, por decisiones políticas que lo han estancado en los aspectos económico y social, al grado que ha sido rebasado por Vietnam que enfrentó graves conflictos bélicos. De ahí que los aspirantes a la Presidencia de la República deberán presentar una propuesta viable y sólida para combatir la pobreza y la desigualdad, pero lo más importante: que quien gane, pase de la palabra a la acción. ¿A poco no…?

Artículos Relacionados

¿A poco no…? Educación para el cambio

Juan Ceballos

¿A poco no…? Laguna dividida: Laguna vencida

Juan Ceballos

¿A poco no…? El rayo de esperanza que está electrocutando al país

Juan Ceballos
Cargando....