Image default
Portada » ¿A poco no…? La dicha de gastar el dinero ajeno
Columnas Destacadas

¿A poco no…? La dicha de gastar el dinero ajeno

¿A poco no te indigna el cinismo de los mexicanos de primera, es decir, la clase gobernante, en su manera de ver el gasto público y la forma dispendiosa e irresponsable de ejercerlo, contrastando con la rabia e impotencia de los mexicanos de segunda, es decir, los ciudadanos de a pie, al ver la manera en que se despilfarra el erario, que es el dinero que aportamos con nuestros impuestos?

Y para muestra, un botón de los que abundan en la inmensa mercería de la administración pública: el gobierno federal pagó a la burocracia, en el segundo trimestre del año, un total de 12 mil 955 millones de pesos en 19 estímulos, entre ellos por puntualidad y asistencia, en los que se gastaron, sólo de abril a junio 5 mil 450 millones. Lo peor del caso es que los altos burócratas recibieron estos bonos, aunque hayan faltado o llegado tarde.

Por su parte, EPN gastó 31 millones de pesos al año en encuestas de imagen, y una nómina de 76 millones para esa área, además de 50 mmdp en publicidad gubernamental, como ningún otro gobierno lo había hecho antes. Saque Usted sus conclusiones sobre la relación costo-beneficio.

Y qué decir de los diputados de Morena que juraron y perjuraron que reducirían drásticamente sus emolumentos porque, dijeron, nadie debe ganar más que el próximo presidente de la República. Pero a la hora de la hora, salieron con una burda simulación y, si bien acordaron disminuir 28% su dieta, dejaron intactos todos los apoyos extras que reciben, por lo que su percepción mensual será de casi 150 mil pesos, mucho más que los 108 mil que va a devengar el titular del Ejecutivo. ¿Qué tal?

Decían los abuelos “¡Qué bonito es gastar, y más cuando el dinero no es de uno!”. Por eso, quienes no saben lo que cuesta generar un peso con el producto de su trabajo, no lo valoran ni lo cuidan. Benito Juárez dijo: “Los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad; no pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrosa medianía que proporciona la retribución que la ley haya señalado”. Los ciudadanos que amamos a México debemos comprometernos a vigilar la manera en que se ejerce el erario y exigir que se haga con honradez, responsabilidad y eficiencia, para que, quienes lo administran, empiecen a vivir la experiencia de optimizar los recursos y dejen de experimentar la dicha de gastar el dinero ajeno. ¿A poco no…?

Artículos Relacionados

Estados Unidos fija fecha de reapertura de frontera con México

Editorial

Régimen talibán obliga a pareja afgana a pedir asilo en México; Migración les rechaza

Editorial

Abrirán frontera norte de México con Estados Unidos; aquí las condiciones

Editorial
Cargando....