Image default
Portada » ¿Alternancia en Durango? Primeros síntomas del nuevo gobierno
Columnas

¿Alternancia en Durango? Primeros síntomas del nuevo gobierno

Pudiera pensarse que tras casi 5 meses, resulta prematuro y poco certero realizar cualquier balance respecto a la administración del nuevo gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres. Pero creo que este nuevo gobierno, el de la “alternancia”, ya nos ha dado probaditas de lo que es y lo que los ciudadanos podemos esperar.

Me centraré en situaciones, que a mi sentir, resultaron en decisiones equivocadas. Y no lo hago porque quiera hablar sólo de lo malo, ya sabemos que lo bueno también cuenta (y mucho), pero de contar lo bueno ya se encargarán las millonarias campañas de comunicación social que emplean los gobiernos, y la crítica, en un sistema democrático (que quiero pensar que lo estamos), resulta imprescindible para crear contrapesos que nivelen la balanza entre autoridades y ciudadanos.

Como era de esperarse, resultó que el gobierno de la “alternancia” fue más bien el de los mismos de antes, pero con nuevo jefe. Esto, sin duda, impactó en el ánimo de algunos panistas (de verdad), que instantáneamente, del éxtasis de la victoria, pasaron a la amargura, al ver que muchos de ellos habían sido relegados del gabinete por viejos amigos priístas y expriístas del nuevo gobernador. Hace algunos días, el propio gobernador admitió que, efectivamente, cometió algunos errores en los nombramientos de algunos servidores. Pero el daño ya está hecho y quedó claro que la “alternancia” o no comenzó o es simulada o inició de manera muy laxa.

Otro desatino fue lo del famoso replaqueo, más aún, cuando en campaña se había prometido que no habría. ¿Dónde habremos visto esto antes? Respuesta: En todos lados y con todos los políticos. Más sorprendente resultó, que al ser cuestionado directamente por un ciudadano, que mostró en su celular una imagen donde se afirmaba que no habría replaqueo, el gobernador no fue capaz de contestar atinadamente al reclamo justo del ciudadano y no le quedó otra más que sacarle la vuelta y evadir el cuestionamiento.

Después del descontento social que había causado lo del replaqueo, el gobierno optó por no cobrar el cambio de placas a personas físicas (medida que pudiera ser discriminatoria); y lo que en primer momento se había planteado e intentado justificar como una medida recaudatoria para sanar las trastocadas finanzas, pasó a ser un gasto más, con cargo al erario.

Otra propuesta, la creación de una fiscalía estatal anticorrupción, promesa que hasta el día de hoy, ha quedado sólo en eso y que tras presentar la iniciativa en el Congreso local, el tema, que debería ser prioritario, ha quedado relegado en la “saturada” agenda legislativa. Y es que hasta la fecha, no se ve un panorama claro que permita suponer el nacimiento de la misma en el corto plazo.

Se repiten las prácticas de siempre, las que ellos mismos criticaban y ahora protagonizan, sólo cambiaron los colores (como también ocurrió con bancas, parques, escuelas y demás espacios públicos). Las ilusiones de muchos, que pensaban habría cambio, parecen comenzar a desvanecerse al toparse con la innegable realidad de que Durango sigue careciendo de gobernantes preparados y dispuestos a servir debidamente.

El tiempo futuro con que se comunican las promesas, que aún seguimos escuchando, debe convertirse en tiempo presente, en hechos. El seguir culpando a los anteriores gobiernos de los problemas actuales debe dejar de ser justificación de la inactividad de la nueva administración.

Aún queda mucho tiempo y esto apenas comienza, está a tiempo, este nuevo gobierno, de convencer que verdaderamente representan un cambio. ¿Será para bien o para mal? Ya lo veremos, ellos lo decidirán, pero las preguntas quedan en el aire: ¿Podrá demostrar el PAN que realmente encarnan una alternativa convincente al gobierno del cual fueron oposición por más de 80 años en el estado?, ¿Podrá Aispuro convencer de que se ha alejado ya, de la vieja sombra del PRI que lo sigue a donde vaya? ¿O no representará esto para él una prioridad? Todo esto está por verse, pero, como duranguense, espero vengan tiempos mejores para mi estado y que sin importar los colores, el gobierno en turno presente políticas públicas adecuadas y soluciones a los problemas de Durango.

Twitter: @arielcarbajalr

Cargando....