Portada Reportaje
Image default
Columnas Deportes

Balones y Sandías: Al borde de la eternidad

En anteriores ocasiones he señalado al aficionado mexicano como aquel personaje que vive de la ilusión, de la esperanza y sobre todo de las migajas que dejan tiradas los ilustres actores que salen a escena, ya sea cada cuatro años o ya sea en torneos del calibre como el que se está viviendo ahora; un año y 13 días después la historia se vuelve a repetir bajo el timón de Juan Carlos Osorio, tal pareciera que la lección en la instancia final, en el momento importante, no se supo aprender y que sin lugar a dudas nos deja con más preguntas que respuestas, a un año del mundial el barco está navegando por aguas misteriosas y muy peligrosas que de no tratarse con cuidado podría suponer más daño del que podría aparentar.

El examen se reprobó, la prueba no se pasó y sólo queda conformarse con el mediocre tercer puesto, hay ocasiones en las miles de derrotas dolorosas que tiene el cuadro nacional que pienso que la continuidad del técnico nacional debe de seguir, que ese proceso no se debe de tocar y ahora lo pienso igual, a un año de la Copa del Mundo el técnico colombiano debe de seguir en el cuadro nacional y no se puede pensar, ni mucho menos, en cortar el proceso, soy fiel creyente de este tipo de continuidad, además cabe señalar que las críticas provenientes, en especifico, de cadenas de televisión como ESPN y Fox Sports, son desproporcionadas, y súmele usted que la cobertura 24/7 que le dan, es para darte un dolor de cabeza y no soportarlos más, Televisa y TV Azteca se cuecen aparte, un porrismo desproporcionado por parte del equipo de Azcárraga y una crítica más o menos aceptable de los del Ajusco, en estos tiempos es difícil encontrar algún medio que no critique según sus intereses, creo que el mejor juzgador debe ser usted mismo.

La culpa del planteamiento y el parado de ayer es total e íntegramente de Juan Carlos Osorio, hombre por hombre la alineación que arrojó al principio no fue la mejor, desde ahí el partido se perdió, aunado al nerviosismo de los primeros diez minutos, les puedo comprar el que México fue mejor en un lapso de 50 a 60 minutos y eso siendo optimistas, pero Alemania sea B, sea A, sea B chica, no se le puede regalar ni esos 10 minutos en los que, aunque parecía un partido jugable y rescatable, al final no se pudo alcanzar absolutamente nada; estos partidos de eliminación directa son el fantasma a atrapar para JC, las estadísticas hablan, 3 partidos perdidos en todo el proceso, pero 2 de ellos son los más importantes y el balance quedó con 1 gol a favor y 11 en contra.

Ahora bien, en el tema de las rotaciones, la crítica fue tan pesada y escabrosa que también le costó factura al equipo nacional, comparándolo con los demás cuadros de la Copa, pareciera bien que el problema no es el de las rotaciones, México tenía como máximo 2 hombres que movía de más a comparación de Alemania, lo que no se puede aceptar es mover a hombres de su posición, que acostumbrados obviamente a jugar en ella, al final no tienen claro el papel que desempeñan y aunado a lo que mencioné arriba, hombre por hombre, México no arrojó a sus mejores futbolistas a la cancha.

Es una verdadera lástima que el cuadro tricolor no pueda superar la última fase, la última frontera, no poder pasar el borde, para poder ser eternos, para cambiar del cansado y nauseabundo “ya mérito”, nos estamos acostumbrando a esto, no se respetan procesos, no se respetan futbolistas y no hablo de los procesos como entrenador, sino también de los procesos de los futbolistas, ¿quién de los campeones mundiales sub-17 del 2011 jugó ayer? ¿qué no era la generación dorada, otra vez? En fin, ahora debemos de ser pacientes y ver si Juan Carlos Osorio pasa su tercer examen como entrenador, que será en Rusia 2018, ¿cuántos exámenes le valdrán al colombiano?

AFP PHOTO / FRANCK FIFE

 

 

 

Artículos Relacionados

Propone El Astillero Librería semana de actividades

Editorial

Shamir Fernández: el polémico político que renunció al PRI

Editorial

La sangre que se ha derramado

Cristián Vázquez
Cargando....