Image default
Portada » Charlando en el silencio
Columnas

Charlando en el silencio

“Sincrodestino” me hablaron de él, y me llamó la atención lo atractivo que ante mis ojos se presentó, pero en cuanto comencé a conocerlo me fue sembrando interés charlar con él y convivir de cerca.

He tenido una charla con el silencio, quien a su vez me ayudó a entrevistarme con el agradecimiento y la esperanza, no fue sorpresa que la confianza acompañada por la fe, se hicieran presentes también.

En la plática comprendí que es el silencio me ayudará a desconectarme de los problemas, de las sugerencias y de los prejuicios.

La confianza me hizo ver la importancia de observar cada detalle que se presente, por ligero que éste sea. En ocasiones por querer ver lo que nuestra mente cree que es lo óptimo, el corazón cierra los ojos a lo esencial para nuestra alma; es en este punto donde me detengo y pido que me explique un poco más.

-Mira, es sencillo; estos últimos meses has estado empeñada en recibir palabras amables, interés en tu persona….olvidándote de ti misma, cada acción era dibujada por tus propios colores, cuando en realidad se reflejaba solo en blanco y negro, pero mientras esto sucedía, tu corazón lastimado por no ver la esperanza cerca, comenzó a llorar, los ojos se nublaron y pasaste desapercibidas tantas señales que marcaban el rumbo de tu camino.

Sin embargo el agradecimiento comenzó a hablarme, diciendo: también puedo acompañarte, pues tus aprendizajes fueron muchos, ahora notas tu valor, pusiste a prueba tu intuición y aprendiste la lección de la prudencia; eso es conocido como avance y crecimiento, por eso debo estar aquí.

Al momento de secar mis lágrimas pude observar que se abría ante mi una señal que me llevaría a recibir un nuevo regalo; al ver quienes acompañaban mi camino, pude recordar quien era antes, pude ver que mi lugar seguía intacto, solo era cuestión de tiempo, en la escena aparecía, la esencia de El; al momento sentí fuerza en mi interior y la Fe me abrazó, me tomo de la mano.

En la vida terrenal existen momentos infinitos que grabamos en el corazón, unos son reales y otros son producto de nuestras ilusiones, pero de alguna manera todo nos toca el corazón y nos acerca a nuestro propósito de vida; cómo te has dado cuenta uno camina de la mano de sus ilusiones y de sus sueños; te encuentras a diferentes personas en el camino, pero observa como llevan su propio ritmo y sus propias cargas, por tanto no puedes detenerte ni apresurar tu paso.

El agradecimiento volvió a tomarme de la mano y me dijo: – cuando intentabas apresurar tu paso te diste cuenta que puedes moverte más de lo que creías y cuando te detenías apreciaste el camino que habías de recorrer, y fue ahí donde pudiste notar que no todas las personas buscan levantarte o animarte a seguir, por eso llegué de nuevo, abriste los ojos ante la realidad; sin embargo pudiste notar almas buenas que al pasar dejaron su energía brillante, que sentiste como brisa fresca en tu recorrido.

La confianza tomó la palabra y me alentó: -Tú luz puede alumbrar el camino más oscuro, tu melodía interna alegra los silencios tristes, pero sobre todo tus manos sintieron la viveza del alma.

-Cada paso que das, te acerca más, cada momento te transforma en mejor persona, déjame acompañarte, a veces no me notas porque los gritos de las personas te hacen perderme de vista, pero ahí estoy, en cuanto cierras tus oídos a los chismes, suposiciones, prejuicios, dudas y palabras vanas.

Esperanza se dirigió de nuevo a mí: -Cuando caminas, el sendero que ves abierto es porque yo lo abrí, no podrías andar si los caminos estuvieran cerrados, entonces, debes aceptar mi presencia.

Mi alma comenzó a fortalecerse, se levantó, respiró hondo, tomó el valor que la esperanza le dio, la decisión que la confianza le regaló y la fuerza que el agradecimiento le otorgó, sonrió en silencio, observando a sus inseparables amigos y de nuevamente el viaje para conocer su nuevo destino junto a la fe lo emprendió.

 

Artículos Relacionados

Miguel Riquelme: el gobernador lagunero que olvidó a la Comarca

Editorial

La escasez del agua y la opacidad burocrática

Fernando De la Vara

IMCO señala que la economía lagunera está deprimida

Editorial
Cargando....