Image default
Portada » Darwinismo social y emocional
Columnas

Darwinismo social y emocional

Seguro a ti también te sorprende tanto como a mí que el destacado personaje de la biología y padre de la teoría evolucionista de la selección natural sea ampliamente reconocido por sus aportaciones al ámbito psicológico, como el padre de la psicología comparada; y sociológico, como dador de una ideología reaccionaría al capitalismo.

Cada una de estas acepciones respecto de la teoría evolucionista ofrece un marco de análisis dentro de otras muchas materias relacionadas con la holística de la sociedad y la psicología.

Primero quisiera compartir lo conocido acerca de la obra «La expresión de las emociones en los animales y en el hombre», publicada por Charles Darwin en 1873, en donde expresa su preocupación e interés sobre el comportamiento de los organismos vivos –específicamente pluricelulares- que fue siempre una constante en la obra del Origen de las especies, y en la que la expresión de las emociones se explica fundamentalmente de acuerdo con su teoría evolucionista.

Algunas de las explicaciones con motivaciones lamarkistas defendían que incluso los hábitos adquiridos dentro del contexto como individuo y a lo largo de su vida pueden llegar a heredarse, y evidentemente todo lo analizaba bajo una perspectiva psicológica. Darwin aportó que existían emociones básicas en todas las especies, y que la forma de expresión de éstas mismas  tenía un patrón universal que no resultaba necesario aprender o conocer para poderlas usar. Entre las emociones básicas, Darwin señala la alegría, el asco, la ira, el miedo, la sorpresa y la tristeza, conocidas como universales porque dentro de sus estudios comprobó que etnias alejadas de la sociedad común, reconocían los patrones de cada una de las emociones presentadas anteriormente, y dentro de otro estudio también logró comprobar que estas mismas emociones las reconocían aquellos que eran ciegos de nacimiento, cuando éstos nunca habían visto gestos, y que, por lo tanto, no podían aprenderlos.

Por otro lado, dentro de la concepción sociológica que los burgueses lograron darle a la teoría de la selección natural de las especies, concatenada con la realidad social, el principio obtenido de la combinación de la percepción sociológica dentro de la biológica daba como resultado la superioridad de los instintos, reflejos y hábitos innatos sobre los adquiridos en la sociedad tales como la educación, es decir, la importancia de las características de la personalidad del individuo que tiene desde el nacimiento sobre las adquiridas ya estando en comunión con otro tipo de personalidades. Esto quiere dar a entender que hay quienes nacieron con las dotes necesarias para sobrevivir y sobresalir en la sociedad, de tal manera que permiten el flujo del progreso y hay quienes no, que son aquellos que caerían en pobreza o distintas incapacidades, y así se desarrollaría el principio de selección natural que demuestra la efectividad de una sociedad. También señala que las leyes impuestas dentro de la sociedad y en comparativa con la teoría evolucionista, fungirían como sustitutas de las leyes naturales, y de esta manera se conforma más una visión individualista que debería de adquirir cada uno para poder sobrevivir por su propia cuenta dentro de un medio tan complejo como lo es la sociedad humana.

Se podría decir que Darwin dio paso a considerar y fortalecer la ley del más fuerte dada por Hobbes, en donde solo sobrevive aquel que es más apto, en donde unos nacen para gobernar y otros para ser gobernados. Actualmente la idea del darwinismo social puede y ayuda a justificar políticas que reflejan la “necesidad” del desarrollo capitalista.

Artículos Relacionados

Mesa de Salud Laguna pide no salir por las noches de jueves a domingo

Editorial

Muere por Covid Juan de Dios Castro Lozano

Editorial

Hijo de Marcelo Torres celebra abultada boda con Coahuila casi en rojo por COVID-19

Editorial
Cargando....