Portada Reportaje
Image default
Columnas

Algunos «datos curiosos» sobre nuestro vecino del norte

Para iniciar este escrito me he valido de algunos conocimientos que tengo y sobre los que he leído continuamente, sin embargo, no los manejaré como parte de una investigación, ya que sólo son una opinión sobre los resultados de muchas consultas aisladas, mismas que tal vez en un futuro no muy lejano formen parte de alguna investigación histórica formal.

Dado el sentimiento de superioridad del actual presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, y dado que él y su gabinete tienen claras intenciones de causar una serie de daños a nuestros paisanos y a nuestro país en general; me siento con la libertad de dar mi opinión sobre algunos hechos que conozco y de los cuales tengo desde hace tiempo, escritas algunas ideas. Para comenzar, y aún a mi pesar, debo admitir que nosotros, los mexicanos, siempre hemos estado en desventaja con relación a nuestros “primos” del norte; al menos desde el momento en que a partir de la invasión norteamericana que tuvo lugar entre 1846 y 1848, México perdió más de la mitad de su territorio.

Uno a uno, los diversos presidentes de esa nación vecina, siempre han tomado ventaja de una forma, o de otra, del pueblo mexicano. Desde esos tiempos, y sobre todo en la actualidad, nos hemos visto invadidos de diversas formas. Estos tipos de invasión se confunden y se ven como un acto favorable para México, ya que grandes empresarios invierten en nuestro país, y con esto hacen posible la generación de empleos. ¿Acaso nosotros los mexicanos no somos capaces de vernos como grandes empresarios? ¿No será que de alguna forma nos sentamos en nuestros laureles a esperar que alguien, venga a rescatarnos en lugar de trabajar más, buscar ser más creativos, innovadores, autónomos y productivos?

Es importante señalar que el aspecto económico es el más importante en cualquier tipo de sociedad, de ahí se desprende que toda situación política obedezca a la situación económica, es por eso que cada uno de los presidentes norteamericanos han tenido claras ventajas para su país en perjuicio del nuestro, para muestra al menos se describen dos acontecimientos, que tal vez no sean conocidos por la mayoría de los pobladores de este país, y que aunque este último presidente es la gota que derrama el vaso, los anteriores no han contribuido como benefactores del todo, más bien han tenido cola que les pisen.  En la mayoría de las elecciones presidenciales del México contemporáneo, no somos nosotros los votantes los que elegimos a nuestros presidentes, siempre ha habido un acuerdo entre los partidos más poderosos, o el partido en el poder, por parte de México y el presidente en turno en Estados Unidos de Norteamérica. Las fuerzas dominantes de nuestro vecino del norte, tuvieron una fuerte presencia detrás de la escena de la elección mexicana en 2006. Como consecuencia de esto, Washington esperaba en ese entonces trabajar con Calderón, quien prometió un control hermético represivo y una cooperación en todos los asuntos de interés para los Estados Unidos; en un acelerado plan para poner a México más directamente bajo la dominación de nuestro vecino del norte. Esto dejó sin posibilidad a nuestro país de una elección democrática, por consiguiente no se pudo participar más directamente, ni acompañar a Latinoamérica en detener las políticas neoliberales agresivas de los gringos. Fue precisamente en este periodo que se llevó a cabo la venta de armas por parte del gobierno norteamericano, con George W.Bush inicialmente y con Obama, posteriormente,  al gobierno mexicano, con Felipe Calderón como presidente de nuestra nación, esto con la finalidad de repartir armas “marcadas” a narcotraficantes, y de esa forma poder tener pistas de los enclaves de los capos de la droga. Nunca se me hubiese ocurrido tal tontería, y sobre todo pensar que los mexicanos nos “chuparíamos el dedo”. De hecho tuve pláticas con ciudadanos norteamericanos, quienes me manifestaron su vergüenza por tan indigno acto.

A pesar de que el actual presidente Trump, llama a los mexicanos narcotraficantes, y que según él pretende salvar a su pueblo del tráfico y consumo de drogas;  el hecho es que el pueblo norteamericano requiere de cantidades muy grandes de estupefacientes, muchas de éstas son repartidas en su propio ejército, sobre todo cuando sus soldados están en combate, y muchas son distribuidas a través del mercado negro a un gran porcentaje de su población, quienes ya no pueden dejar de consumirlas; me podría imaginar que ese gran porcentaje del pueblo vecino sería una amenaza mayor, si de pronto se encuentran por ahí en sus calles y sus casas con “Síndrome de abstinencia”

          Otro dato “curioso” se dio en la época en que a la luz de las futuras elecciones y cuando Gustavo Díaz Ordaz estaba por terminar su mandato, su Secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez, todavía no era nombrado por el partido en el poder como candidato, y Estados Unidos ya había anunciado secretamente al futuro presidente de México, así que Echeverría y su equipo de colaboradores ya sabían, desde al menos dos años antes, que formarían el siguiente gobierno de nuestro país.

Así que siempre hemos sido gobernados y hemos estado bajo la imposición de nuestro vecino del norte, la diferencia es que actualmente, se han manifestado a voz en cuello las decisiones presidenciales del imperio, y eso nos ha hecho tomar conciencia sobre el lugar que ocupamos en nuestro territorio y en el vecino país del norte, y de lo que nos espera, si no actuamos y nos quedamos pasmados, ahora el poder y el abuso serán más fuertes y despiadados.

¡¡¡ES MOMENTO DE ACTUAR, SOMOS CAPACES, NOSOTROS PODEMOS, TRABAJEMOS FUERTE Y REIVINDIQUEMOS NUESTRO ORIGEN, NUESTRA HISTORIA Y NUESTRA DIGNIDAD!!!

Artículos Relacionados

Red es Poder: 5 años de periodismo y agradecimiento a nuestra comunidad

Editorial

Red es Poder: un año de retos, logros y metas por cumplir

Editorial

Trabajar duro para hacer periodismo independiente y sostenible

Editorial
Cargando....