Image default
Portada » De valores y principios
Columnas

De valores y principios

Alguna vez escuché que los valores determinaban los resultados de muchos de los hechos cometidos, recuerdo que en la primaria me hacían colorear figuras que representaban el valor de la honestidad, de la valentía, del respeto, la igualdad, la justicia, etcétera, y nunca materialicé lo que verdaderamente significaban hasta que era el turno de practicarlos y aplicarlos.

De valores, entendiéndolos desde su denotación ligada a las cualidades de las que nos servimos para llevar a cabo acciones, y de principios, entendiéndoles como aquellos conformados por los valores pero que en algunas ocasiones son de aplicación general y no tanto formulados individualmente, aquellos a los que les podríamos llamar principios generales éticos o morales de una determinada sociedad. Hoy, me atrevo a hablar un poco al respecto, ya que haciendo algunas observaciones a las personas en general, he notado una persistente lucha por mantener algunos valores y olvidar otros. Pero, en la política de nuestras vidas, hablemos de aquellos que nos hacen más exitosos o más errados.
La práctica de ciertos valores y principios nos ha negado o dado determinadas facilidades o dificultades, el llevar nuestro día a día aplicando ciertas actitudes basadas en una sola idea, en este caso, para puro uso de ejemplo, que sea la idea de la honestidad, nos ha provocado ciertas experiencias que nos hacen ver como si cada vez fuera más difícil la aplicación de lo que pretendemos sea lo correcto.

Los valores y los principios son entes sumamente abstractos que los encontramos en las raíces de muchos actos, son los que guían el curso de nuestro continuo andar, nos tratan de precisar estrategias al momento de practicar nuestras relaciones interpersonales, son aquellos que nos limitan o nos dan cierta libertad en la toma de decisiones, son los que se determinan según el tipo de personas que observemos, desde su género, su familia, su localidad, su nacionalidad, y su clase. Tal vez entonces, por esta misma complejidad, no podríamos decir que a la gente de México le hacen falta valores, porque seguro no aplique para ciertas comunidades dentro del territorio. La práctica de estos nos ha llevado a tomar diversos hábitos, que dentro de nuestro sistema cognitivo derivan pensamientos ligados a una idea dominante. Y ahí la importancia de estos protagonistas vitales. Entonces, aquí surge la premisa de cuidar cautelosamente aquellos valores y principios que abundan o se ausentan en el regimiento de nuestro sistema cognitivo, y por lo tanto, de nuestro acontecer diario. Habría que tomar en cuenta qué tan disciplinados somos con nosotros mismos para adquirir o dejar ciertos hábitos, que en el caso de los directamente ligados a la existencia de los valores y los principios, son de capital importancia, porque tienen un impacto desde lo individual hasta lo general de la sociedad, involucrando a un todo y derivando en costumbres… costumbres que determinarán el camino de una cultura, y por lo tanto, su destino.

 

Artículos Relacionados

Trabajar duro para hacer periodismo independiente y sostenible

Editorial

Presentan denuncia por contratación irregular de proveedor en Coahuila

Editorial

Por cuatro años de periodismo independiente, ¡muchas gracias!

Editorial
Cargando....