Image default
Portada » Derecho humano al agua
Columnas Destacadas

Derecho humano al agua

Según los biólogos nuestro organismo se compone principalmente por agua:

“El cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua, el cerebro se compone en un 70% de agua, la sangre en un 80% y los pulmones se componen en un 90% de agua.” El Planeta Azul.

Por eso es obvio que el tema del agua suscite polémica y preocupación, esto a raíz de los diez decretos que firmó Enrique Peña Nieto, en su carácter de presidente de la república, que según dijeron algunos, mientras la gente veía el partido México-Alemania, aprovechó para llevar a cabo esto que nadie notaría, finalmente no resultó cierto, fueron otras fechas y circunstancias, pero el hecho se dio.

El problema es que cualquier acto de gobierno nos deja temblando, pues generalmente siempre son acciones en contra de la ciudadanía y sus derechos fundamentales.

Contrario a lo que la lógica indica, todos los actos de gobierno deberían ser para el bien de la población, pero el sistema que padecemos, aun cuando en teoría se tienen y aceptan acuerdos internacionales en los que México se compromete a acatar y hasta se tienen “leyes de avanzada”, denota nuestra realidad.

El segundo problema es que los que hacen la ley, también hacen la trampa de tal manera que se pueda eludir. Como dicen, para un buen candado un buen cerrajero.

Por último lo que una persona definió, y conste que no se refería a la legislación mexicana, pero se aplica textualmente; “las leyes son como un chicle masticado, se estiran, se tuercen, se manosean y finalmente se les arroja a la basura”.

La bondad con las que se nos presentan estos decretos, en los que se levantan las vedas para el uso del agua en determinadas regiones y ahora se les reserva porque según esto ya se pueden usar, pues existe agua en cantidad que es aprovechable y según dicen la podrán usar las comunidades desamparadas y empobrecidas, los municipios para que proporcionen agua potable a la población y aquí es donde se abre el panorama, porque puede ser destinada para particulares, para el comercio, para la agricultura, industria, minería, etc.

“Los decretos determinan levantar los impedimentos del uso del líquido vital, así como el otorgamiento de concesiones en 40 por ciento de las cuencas (300) de las 756 del país y que se encuentran en 20 estados, representan 55 por ciento del volumen superficial, de acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que explicó que la reserva es un volumen de agua destinado para la protección de la naturaleza y el consumo humano.”

La WWF informó que participó con la Comisión Nacional del Agua en la definición del recurso que requiere la flora y la fauna en una cuenca para su conservación, así como el que se necesitará ante el crecimiento de la población en los próximos 50 años, respetando sus usos para actividades productivas actuales y aquellas que se habrán de desarrollar en el futuro. La nota al margen es que ahora la WWF se está desistiendo de su participación
Hasta aquí la teoría es muy bonita, pero veamos otras opiniones de expertos:

Pedro Moctezuma Barragán advierte que los decretos despojarían de agua a comunidades agrarias e indígenas; advierte un fuerte rechazo ciudadano.

Como un “decreto muy peligroso” y sin “bases constituciones” calificó el académico e investigador Pedro Moctezuma Barragán, coordinador del Programa de Investigación a la Sustentabilidad de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y excandidato a la diputación federal por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), los decretos firmados por el presidente Enrique Peña Nieto en materia de agua.

“Son decretos que no tienen bases constitucionales, ya hubo reformas al Artículo 1º, de Derechos Humanos; al 2º, de derechos agrarios al agua; al 4º, del derecho humano al agua; que son ignorados por este decreto”, detalló el especialista, quien destacó que los decretos son firmados a unos meses que Peña Nieto deje la Presidencia de la República.

De acuerdo con el especialista, estos decretos vulneran los derechos de las comunidades agrarias e indígenas en el País por presiones extranjeras.

Conclusión, el sistema gubernamental en sus tres niveles y poderes sigue vulnerando nuestros derechos humanos fundamentales, por eso la insistencia, seamos los ciudadanos los que pongamos un alto a estas tropelías, pues de los políticos, sus partidos y sus gobernantes no podemos esperar nada.

Recordemos que nosotros los ciudadanos somos los mandantes y los funcionarios o servidores públicos los mandatarios.

Artículos Relacionados

Maestros presentan queja ante derechos humanos contra Riquelme

Editorial

Las detenciones arbitrarias de la Policía Municipal de Torreón

Editorial

Ya son 53 años y la matanza de Tlatelolco aún duele

Jorge Espejel Lomas
Cargando....