Image default
Portada » Descubre si te sabes comunicar o eres asesino de relaciones
Columnas Destacadas

Descubre si te sabes comunicar o eres asesino de relaciones

Esta semana fui testigo de un conflicto que involucró a un grupo de más de 250 personas en una aplicación de mensajería instantánea con un icono color verde…un conflicto donde a mi parecer había acciones con buenas intenciones en todos los actores, sin embargo, las acciones por si solas se prestaron a malos entendidos y a una posible división de un grupo que ha convivido por más de un año… conflicto que podría haberse evitado o arreglado de haber existido un diálogo, de haber existido comunicación. La falta de comunicación es la raíz de problemas como divorcios, desempleos, suicidios y hasta guerras…

Piénsalo, cuántas veces la falta de pericia comunicativa nos ha llevado a un conflicto con papá, con mamá, con hermanos, con tíos, con abuelas, con vecinos, con compañeros de trabajo, con nuestros socios, con nuestros hijos, con nuestros jefes, en fin, con todas las personas que te puedas imaginar… para ver si nos estamos comunicando adecuadamente hagamos un pequeño test:

¿Alguna vez hiciste más grande un problema por no comunicarte claramente?

¿En alguna ocasión te arrepentiste de haber dicho algo por como lo expresaste?

¿Te sucedió que te arrepentiste de haber callado algo?

¿Te pasó que tus intenciones fueron buenas, pero como no tomaste parecer de los demás, dichas acciones resultaron contraproducentes?

¿Te ocurrió que otra persona hiciera cosas distintas de las que tú deseabas que hiciera, a pesar de que trataste de hacerle saber lo que querías?

¿Alguien cometió un error y tuvo la disposición de resolverlo, pero como te sentías mal, evitaste entablar un diálogo?

¿Se tiene que tomar alguna decisión y tú no expresas lo que deseas, como decir “lo que tuúquieras”?

¿Sueles tomas decisiones sin tomar antes en cuenta lo que tu equipo (familia, socios, grupo, compañeros, etc.) desea?

Si tu respuesta fue sí en al menos 3 preguntas y además estos sucesos tuvieron lugar en los últimos meses, tengo que informarte que muy probablemente necesites desarrollar tu comunicación asertiva.

Cuando tú sabes qué quiere la otra persona y ella sabe qué quieres tú, entonces ahí hubo buena comunicación, si a partir de ello pueden llegar a tomar decisiones que beneficien a ambos, ahí hubo comunicación asertiva.

La comunicación asertiva siempre se hace con respeto a lo que los demás desean y tratando que, cuando sea posible, logremos soluciones que ofrezcan un GANAR-GANAR, en otras palabras, soluciones y acuerdos que sean buenos para una parte y cuando menos aceptable para la otra parte, por ejemplo:

Alberto quiere ir a un parque y Elia quiere ir al cine, ambos externan a dónde quieren ir de manera clara, entonces llegan a un diálogo donde la mejor solución es ir tanto al parque como al cine, ya sea el mismo día o visitar un lugar un día y en otra ocasión visitar el otro, la intención es que ambos ganen. Ahora supongamos que a Elia evita ir a los parques por problemas de salud y Alberto simplemente aborrece los cines, ahí es donde pasamos a la negociación, buscar otra opción que pueda beneficiar a ambas partes, donde Alberto acepte que no irán al parque y Elia acepte que no visitarán el cine, entonces ambos buscan otros lugares agradables y tratan de llegar a un lugar en común, que pudiera ser una feria, un bar, un café, ir a una obra de teatro, por ejemplo. En la negociación ambas partes deben estar conscientes que deberán ceder en cierta medida a lo que desean, ambos desean salir juntos, pero se busca otro lugar donde puedan hacerlo.

Otro ejemplo con un problema más delicado, como por ejemplo quién tendrá la patria potestad de los hijos en un divorcio, se dialoga y se percatan que ambos los desean, se negocian qué días pueden verlos pero no se llega a un acuerdo, es entonces donde se utiliza un mediador, quien será una persona imparcial quién decida por ambos una forma de GANAR-GANAR.

Si nosotros comunicamos claramente qué deseamos, cómo nos hace sentir eso y, si aplica, una propuesta, nuestras relaciones sociales serán mucho más armónicas.

Un ejemplo de cómo aplicar la comunicación asertiva es: que salgas más tiempo con tus amigos que conmigo (lo que deseo, en este caso que cambie), me hace sentir molesta y triste (cómo me hace sentir), me agradaría pudiéramos pasar más tiempo de calidad juntos (propuesta) y de ahí sigue escuchar lo que quiere la otra parte y con ello llegar a un acuerdo.

Si buscas que siempre se haga lo que quieres, será muy difícil que seas feliz en tus relaciones sociales. Aprende a dialogar y ceder cuando sea necesario, no por ellos, por tu felicidad y tu paz interior.

Si conoces a alguien que deba conocer esta información, por favor compártesela, puede tomarte unos segundos cambiar la vida de una persona.

Si te interesa conocer acerca de entrenamientos para comunicarse asertivamente escríbenos a: contactokimien@gmail.com

Te invitamos a dar like en nuestra página de Facebook y a considerar un donativo para este sito periodístico, para que este periodismo independiente pueda seguir llegando a miles de personas, tu donativo será usado para investigaciones periodísticas que contribuyan al ejercicio de la comunicación, sin fines partidistas, tú puedes hacer la diferencia.

En esta ocasión me despido con una gran frase de Tony Robbins:

“La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos determina la calidad de nuestras vidas”.

Artículos Relacionados

Cómo viajar gratis en tres pasos

Josué Cabañas

Esta lección de éxito deberían enseñárnosla desde niños

Josué Cabañas

La comunidad, su construcción y el diálogo intercomunitario

Talía Romero
Cargando....