Portada Reportaje
Image default

Eso es la política. Así la define el Diccionario de la Real Academia Española: “El arte de gobernar los pueblos” y “La actividad de los que rigen o aspiran a regir los asuntos públicos”.

Otros diccionarios definen la política como “un conjunto de supuestos, principios, medios y actividades con que se organiza y dirige un grupo humano para la consecución de determinados objetivos; es el actuar prudencial de quien posee dotes especiales, mas naturales que adquiridas, para la dirección, gobierno o pastoreo de las personas en colectividad”. (González Vila, 1997: 962, en Canel, 1999: p16)

Siguiendo estas definiciones, ¿cuáles se podría decir  que son los rasgos esenciales de la política?

  1. La política hace referencia a un arte, a una actividad.

Se afirma que la política es una actividad que consiste, esencialmente, en la toma de decisiones que incluyen proyectos, planes y programas de acción.

  1. La política es el gobierno de los asuntos públicos, la dirección de un grupo humano, de las personas; es decir, las decisiones que se adoptan y que son vinculantes lo son para la organización de una colectividad de personas, de una comunidad.

En resumen, es la actividad por la que se adoptan y aplican las decisiones en y para la comunidad.

Ahora bien ¿Qué significa la palabra “carácter”?

Con la misma referencia académica se puede aludir a tres conceptos diferentes: uno que dice que se trata de “imprimir carácter a un cargo, un empleo, un honor. Dar o dotar de ciertas condiciones esenciales y permanentes a algo o a alguien”. Otro, es la “condición dada a alguien o a algo por la dignidad que sustenta o la función que desempeña”. (Ejemplo; el carácter de juez, de padre). Por último “es la fuerza y elevación de ánimo natural de alguien, firmeza, energía” (Ejemplo: una persona de carácter).

Si se habla de menos política y más carácter ¿de qué se habla entonces? ¿No habría entonces gobernanza ni dirección, ni proyectos, ni toma de decisiones? ¿Y sí firmeza y energía? ¿Para qué?

Mi voto sí va por la política, por el buen gobierno, por los planes, proyectos y programas de acción en beneficio de la colectividad con ánimo constructivo, de desarrollo humano; y sí, con energía para trabajar dignamente por la comunidad.

Colaboración realizada con aportaciones del libro: Canel, María José. Comunicación Política. Una guía para su estudio y práctica. 2ª. Ed. Tecnos.

Artículos Relacionados

Mamá de Sugey Parra, desaparecida en Sinaloa, sufre accidente carretero

Editorial

¿Cómo reparar el daño de Édgar Rodríguez? Esto dice la ley

Editorial

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial
Cargando....