Image default
Portada » El papel de los medios de comunicación en las elecciones
Columnas Destacadas

El papel de los medios de comunicación en las elecciones

¿A poco no es cierto que la radio, la televisión, la prensa y las redes sociales en tiempos electorales tienen la responsabilidad de informar a los ciudadanos sobre los partidos, sus plataformas y candidatos, así como de contribuir a estimular la capacidad de análisis crítico y a la formación de opiniones objetivas entre radioescuchas, televidentes, lectores y cibernautas? Además de la difusión de material proporcionado por los institutos electorales, los medios deben generar sus propios contenidos en forma complementaria mediante reportajes, mesas de análisis, antecedentes históricos y difusión de encuestas profesionales, entre otros.

En teoría, el objetivo de la cobertura de los medios durante las campañas electorales es difundir la información de manera equitativa, veraz y objetiva con medidas como una justa distribución de tiempos de transmisión entre los partidos y candidatos, una cobertura noticiosa en la que se tome en cuenta a todos por igual, sin pretender influir en el elector y sin un tratamiento diferenciado para beneficiar o perjudicar a algún aspirante u organismo político. Pero en la práctica, es frecuente que haya medios que negocien su objetividad a cambio de “convenios” no facturables.

Se dan casos de mercenarios de la comunicación que negocian con el partido en el poder para manipular la información a su favor, darle mayor cobertura y mejor tratamiento, así como realizar programas, reportajes y emisiones no noticiosas, difundiendo propaganda disfrazada de información gubernamental, no obstante que ya hay candados en la legislación para regular el papel de los medios durante los periodos de campaña electoral. Pero como es bien sabido, para un buen candado, un mejor cerrajero.

Otros medios –los menos- se dan a la tarea de estimular la cultura cívica y política mediante programas formativos e informativos, entrevistas con candidatos de todos los partidos, analistas políticos y funcionarios  electorales. Por su parte, el gobierno federal da millones de spots de Radio y TV a partidos, candidatos e institutos electorales, de los que no se paga nada, y cuyos contenidos, lejos de motivar, generan rechazo, en lugar de utilizar ese valioso tiempo en debates con aspirantes y dirigentes partidistas y en mesas de análisis con especialistas y académicos para promover la participación ciudadana.

Cuánta razón tenía Maquiavelo al definir a la política como ‘un juego que no tiene que ver con la verdad ni con la historia, sino con la estrategia y la táctica’ Y esto lo observamos en los tiempos electorales; de ahí que el papel de los medios de comunicación en las elecciones es fundamental, según la dimensión de su ética periodística, porque dependiendo de ella, pueden manipular el voto a favor de algún candidato vendiendo su credibilidad o pueden contribuir a la consolidación de la democracia, cumpliendo con su responsabilidad profesional. ¿A poco no…?

Artículos Relacionados

¿A poco no…? Entre farsa y farsa… pobre país

Juan Ceballos

¿A poco no…? La nueva revolución mexicana

Juan Ceballos

¿A poco no…? La locura del poder

Juan Ceballos
Cargando....