investigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel RiquelmePortada Reportaje
Image default
Columnas

Escritura de rodilla

Escritura de rodilla, esa frase la oí por primera vez de Jaime Muñoz, debo decir que la metáfora me deleitó. Qué tan ocupada e interesante puede ser tu vida, que la escritura tienes que robársela al tiempo, que no deja ni por un segundo su tic tac.

Pero ahora que trato de hacer lo inconcebible, robar unos minutos para tener listas mis colaboraciones literarias. Escribir; destajos de esa novela que amontona anotaciones por varios cuadernos, escribir los cuentos que rondan por mi cabeza, donde los personajes no dejan de hostigarme para salir al papel, escribir los versos que navegan y esperan ser convertidos en poesía, escribir para mi amado blog, ése blog que me abre puertas, y me permite bombardearlos con mis descalabros mentales: letras.blogsiglo.com, escribir para la revista digital  www.redespoder.com, escribir colaboraciones para revistas y periódicos que les agrada mi retórica, o la toleran más bien.

En este momento, que escribo estas líneas, me encuentro en Cuatro Caminos esperando entrar a un módulo de atención médica para la empresa en que laboro de día. Así es, durante el día soy asesora y durante la noche soy Batman, jajaja,  no lo pude evitar. Durante la noche soy madre, esposa, pasea perro y  pseudoescritora. Comúnmente me hago de estos instantes para guardar letras en el maletín y vaciarlas al llegar a mi computadora. Podría sorprender, ya que la vida de un postulante a escritor parece fascinante, pero comer de las letras es complicado, tan complicado como aprender a no comer.

¿Qué si es fácil escribir sobre la rodilla? No es tanto, pero cuando las musas te sostienen la pluma es mejor hacerles caso. Las palabras que se agolpan en tu cabeza, ésas si te atormentan, tienes que pasarlas al papel y aventarlas a la laptop.

Un niño llora a mi lado atormentando a sus padres, y a todos los que estamos a su alrededor. Un anciano aburrido espera a su hija, por momentos me observa mientras lleno de arañas mi pequeño cuaderno de notas. Sería largo de explicar que estoy trabajando, mientras espero iniciar mi otro trabajo. Así es la vida de un escritor, escribir en la rodilla.

Síganme en @asdipao y en instagram: fotosvagabundas

 

Artículos Relacionados

Se abre la etapa de pruebas para determinar responsabilidades en Fiscalía de Sonora por desapariciones administrativas

Editorial

Coahuila, Torreón y Saltillo presentan controversia ante posibles recortes para publicidad

Editorial

Sembrar terror como bandera de campaña de Miguel Riquelme

Editorial
Cargando....