Portada Reportaje
Image default

Esa mañana completaba otra vuelta al sol, detenida por la sombra de la nostalgia y la brillantez del futuro que se abría ante ella; ahora no escuchó su voz recordándole que era su cumpleaños, no sintió su abrazo al despertar, ni tampoco recibió las flores tan bonitas que cada día de esos en casa le esperaban; ahora fue diferente, no hubo lágrimas tampoco, ahora el camino se presentaba de otra forma.

Detenida veía un panorama distinto, ha dejado de ser quien era para convertirse en una persona que aún no terminaba de conocer, ahora había perdido el miedo, quizá caía en la locura cuerda, loca de abrir momentos nuevos y desconocidos, loca de hablar con personas que  no conocía, loca de intentar días nuevos, platicas caseras y amenas, loca de proponerle a su alma viajar sin más equipaje que sus ganas de….¿arriesgar, quizá?.

Sin desasosiego, ahora guarda silencio, un silencio que momentáneamente ahoga pero que sana, un silencio que grita por dentro pero que le ayuda a caminar desapercibida, tranquila de que sus locuras se quedan en su corazón y no en la emoción de la comunicación.

Está loca, sí, un poco, ahora busca compartir momentos con quienes sienten la vida con locura y osadía, quienes cuestionan las horas perdidas en el vaivén de la rutina, buscan silencios y lloran la esencia que se ha perdido, pero invitan al espíritu que los mantiene vivos.

Ella está loca, por querer ver de nuevo a quien cuestionó su miedo, a quien despertó un anhelo, está loca, pero de miedo, no quiere dejar correr su sueño, no quiere ilusionarse ante un futuro incierto, pero  sus manos están llenas de fuerzas que la colman de confianza en un sueño que en cualquier momento puede reavivar a un corazón deshecho.

Qué loca está,  y ahora que lo sabe, se abre paso un mundo nuevo, cuando baja la mirada las lágrimas se tientan a salir,  sin embargo alguien afuera la espera, alguien aguarda su hora de salir por completo de ese dolor que en ocasiones se aferra, se pega, pero que su alma casi suelta.

Se abre un año de locuras, de interminables retos, -“sígueme no me dejes”, suplica a quien la guía,  porque su corazón sabe que esa locura que había comenzado en un pasado amado cuando sus  ojos se abrieron ante un camino inesperado pero a la vez tan anhelado, continuaba con empeño…porque por trascender sus sueños y deseos, ella está cuerdamente loca, eso bien ahora…lo sabe.

Artículos Relacionados

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial

Construcción de planta potabilizadora para Agua Saludable tomará 17 meses

Editorial

Empresas favoritas de CONAGUA ganan proyecto de Agua Saludable

Editorial
Cargando....