Portada Reportaje
Image default

¿Qué es un fideicomiso? El fideicomiso es un acto jurídico, de confianza, en el que una persona entrega a otra la titularidad de unos activos para que ésta los administre en beneficio de un tercero.

Definición: Rosso y Uriarte (p.32) definen el contrato de fideicomiso como el negocio Jurídico en virtud del cual una persona llamada fiduciante transfiere a título de confianza, a otra persona denominada -fiduciario-, uno o más bienes (que pasan a formar el patrimonio fideicomitido) para que al vencimiento de un plazo o al cumplimiento de una condición, éste transmita la finalidad o el resultado establecido por el primero, a su favor o a favor de un tercero llamado beneficiario o fideicomisario.

No es la idea entrar a definiciones jurídicas o de expertos, sino que la idea se toma porque esta figura siempre se ha considerado como una garantía para que los medios que se dedican para un fin cumplan debidamente su aplicación. Que esto sirva de ejemplo de cómo tanto el gobierno federal como los estatales han pervertido esta figura y se han aprovechado para desaparecer miles de millones de pesos de los mexicanos.

Si bien es cierto, no podemos llegar al extremo de decir que el país se está cayendo a pedazos y que tenemos un estado fallido, pues aun cuando tenemos un estado de derecho no vivimos en un estado de derecho, algo no está funcionando.

Las próximas elecciones están uniendo a la ciudadanía en el hartazgo, desesperación, miedo, odio, incertidumbre, desconfianza y no sin razón, pues nos damos cuenta que se puede robar, matar violar, defraudar, corromper; hay pobreza, violencia, desempleo, injusticia, feminicidios, amoralidad o de plano inmoralidad política, desempleo, educación mediocre o falta de ésta, narcotráfico, etc.

Todo esto está incentivado por la impunidad que vemos a diario, pues del 100% de los delitos, solo un tres por ciento se denuncian, por la misma desconfianza, pues se sabe que únicamente alguno de éstos tendrá castigo. De hecho, hasta la víctima puede salir más victimizada por los mismos delincuentes o éstos unidos con las autoridades involucradas.

Si bien todavía conservamos una cierta libertad de expresión, circulación, servicios municipales, cierta estabilidad económica, no tenemos violencia generalizada, carencia de alimentos básicos, empleos, aunque no altamente remunerados, en fin podemos vivir, sino excelentemente, en términos coloquiales, “ahí la llevamos”.

Veamos algunos ejemplos: Sindicatos, la idea de éstos es que son para defensa y apoyo de los trabajadores: resultado en México: líderes corruptos, enriquecidos escandalosamente que se dan vida de reyes y los trabajadores cada vez más miserables, ejemplos sobran:
Elba Esther Gordillo, supermillonaria, con yates, aviones, propiedades en Europa, Estados Unidos, etc.

Napoleón Gómez Urrutia; dispuso o se llevó cincuenta millones de dólares de los trabajadores, que la empresa les dio. Vive como rey en Canadá.

Carlos Romero Deschamps: Treinta años como secretario general del sindicato de Pemex, supermillonario y sus hijos viajando a todo lujo por el mundo presumiendo su enorme riqueza.

Campo y Campesinos: La idea de los ejidos, como teoría era muy buena, pero en la práctica fue sólo corrupción; de plano se tuvieron que condonar adeudos impagables  cada seis años y finalmente se vendieron los ejidos y su uso del “voto verde” se sustituyó con una cantidad de programas asistenciales que no han combatido la pobreza, solo se ha administrado y ésta ha crecido de manera escandalosa en toda la república.

Maestros y la educación: En México, como en cualquier país del mundo, el maestro era una figura muy relevante, respetable y de apoyo y orientación en cualquier comunidad, junto con el médico, el párroco o la autoridad de la localidad, pero los corrompieron, los pervirtieron y se acabó la misión o vocación magisterial y sus méritos son reconocidos solo por servicio al sindicato y sus votos.

Seguridad social, pensiones y servicio médico.: Aquí han dejado a los ciudadanos en estado de abandono, los fondos de pensiones tanto federales como estatales y municipales se han despilfarrado, con servicios médicos deficientes y en general la seguridad social sin futuro.

Seguridad pública y policías: Como nunca la población se encuentra expuesta al crimen organizado y común, los policías de cualquier nivel, se encuentran en una situación de rechazo y desconfianza de lo más bajo al igual que diputados, senadores y políticos en general, son los peor evaluados por la ciudadanía y han puesto en las peores condiciones a la nación. Y así en cada uno de los aspectos relevantes de la población, no terminaríamos con los ejemplos.

Como siempre, si queremos salvar a este país, tenemos que ser los ciudadanos los que empecemos a actuar como tales, exigiendo nuestros derechos y cumpliendo con nuestras obligaciones, ciudadanos proactivos y no simples habitantes.

Artículos Relacionados

Detienen a dos exfuncionarios del Simas Torreón

Editorial

Acusan a Ismael Ramos, extesorero de Rubén Moreira, por desvío de 475 millones de pesos

Editorial

Por megafraude de Infonavit destituyen a 19 funcionarios en Coahuila

Editorial
Cargando....