Image default
Portada » El flujo y la versatilidad de las ideas
Columnas

El flujo y la versatilidad de las ideas

En los momentos que corren dentro de nuestro presente y haciendo referencia precisamente a la discordia de ideas que se presenta entre unos y otros de manera natural, he observado sin dificultad una frenética intolerancia.

Dentro de esa intolerancia puedo notar una falta de apertura de mente, a veces hasta una postura defensiva u ofensiva. Seguro puedes argumentar que todos y cada uno contamos con diferentes razones o experiencias pasadas que nos determinan en nuestras conductas actuales, a menudo de manera individualizada respecto a éstas, pero al final, considero que formamos parte de un todo y, por lo tanto, no debemos dejar a la deriva la conducta de cada uno de los que formamos parte de una misma comunidad, ya que los resultados se ven seriamente reflejados en el funcionamiento de ésta.

Hechos como la intolerancia de ideas nos han limitado tanto que la misma sociedad se ha visto estancada en un ciclo sin ideas innovadoras, y lo más preocupante, provocando que nuevas generaciones no se interesen por aceptar ideas diferentes a las ya impuestas, y como resultado, no obtenemos nada nuevo. De manera más tiránica y autoritaria se acostumbra a defender e imponer una idea, deteniendo así la transición a una nueva parte del mundo existente y real, deteniendo la versatilidad de pensamiento y, por ende, deteniendo la preparación ante las situaciones tan diversas que se presentan en la cotidianidad de la vida, prestándose ésta para la improvisación en la mayoría de las circunstancias.

En repetidas situaciones admito que es inmensamente difícil ir contra corriente de nuestros propios pensamientos -por no decir que todo el tiempo se encuentra difícil dicha cuestión- pero considero más fructífero aprender a tener una idea junto con el argumento que la sustenta y acompañarla con su contra argumento. De esta manera nos veo menos vulnerables a innumerables situaciones que nos puedan sacar de nuestra zona de control, y tan sólo de esta forma practicaríamos para una más eficiente tolerancia con las demás ideas que puedan hacerle frente a la principal.

Llevar  a cabo la armonía entre un grupo de personas bastante numeroso se presume casi imposible, pero no es necesario que todos seamos iguales, creo suficiente que en conjunto seamos tolerantes y juzguemos y critiquemos las ideas y situaciones de manera humana y natural, tomando en cuenta que si bien podemos no conocer la inmensidad de factores que influyeron para la existencia de dicha idea, nosotros sólo pensamos, actuamos y sentimos conforme a lo que sabemos.

Es indispensable para el crecimiento y desarrollo de una sociedad el flujo de ideas, la tolerancia del sincretismo de éstas, y sobre todo, la adopción de unas cuantas que contribuyan no sólo para beneficio individual sino común, facilitando la convivencia y el progreso positivo.

Artículos Relacionados

Cuando los pollos ladran o ¿cuántos tránsitos se necesitan para quitar una placa?

Fernando De la Vara

Se disparan pruebas positivas de covid-19 en La Laguna de Coahuila

Editorial

Cabaret de comedia lagunera se presentará en locación secreta: entérate

Editorial
Cargando....