Portada Reportaje
Image default

Elegir el tema el día de hoy ha sido un poco difícil. Hay varios asuntos muy importantes que han venido ocupando nuestros pensamientos y nuestras consciencias últimamente, el principal es el relacionado con el proceso electoral  que se llevará a cabo el día de mañana 4 de junio en el Estado de Coahuila. Me refiero a este estado, ya que es en el que vivo desde hace aproximadamente 10 años, y del que me siento incluyente, como parte de la población que votará para elegir a los que supuestamente, serán los encargados de administrar los diferentes puestos de gobierno en Coahuila.

Mucha ha sido la propaganda política en los diferentes medios de comunicación, entre los que se encuentran la radio, la televisión, los medios electrónicos, sobre todo las redes sociales. Mi conocimiento y mi participación es especialmente escéptica en estos procesos, sobre todo en los últimos veinte años, ya que con todos los acontecimientos vividos en nuestro país y en el resto del mundo en este periodo, mi ánimo de participación se ha minado. Ya no tengo intención de conocer más de lo mismo, y no me refiero a un solo partido político, o a dos, o a varios; de hecho la clase política me ha decepcionado totalmente. Me he dado cuenta de que se trate de un partido político, o de otro, todos son iguales; estoy convencida de que la democracia no existe, es una utopía, que nadie representa a nadie y que no vamos a ningún lado en ese sentido. Todos los candidatos buscan su propio beneficio y en segundo lugar el beneficio de sus familiares, sus amigos, compadres y representantes de las alianzas que han hecho para conseguir el poder. Que quede claro que no hablo de nadie en particular, la experiencia de vida me ha enseñado que en cuestión de política y religión no hay discusión que valga la pena. Mejor que cada quien con su propio pensamiento y con su propia convicción y su propio proyecto, decida por quién votará, o cómo ejercerá su derecho al voto.

Lo que sí sé, es que debemos presentarnos en la casilla que nos corresponde a votar, al menos a anular nuestro voto, no dejemos que las boletas se desperdicien, si las dejamos en blanco, esto podría ser mucho más peligroso, ya que tal vez puedan ser usadas a nuestro nombre, y eso es peor que no hacer nada.

Pasando a otro asunto que me ha llamado la atención, sobre todo el día de ayer, fue la negativa del presidente – así en minúsculas – Donald Trump, a participar en el Acuerdo de París, para sembrar una lucha constante para aliviar el sufrimiento del planeta que habitamos, sobre todo para tomar las medidas necesarias que posiblemente disminuyan las posibilidades de que aumente el calentamiento global. Cabe aquí destacar la reflexión que en su ocasión hizo George Carlin, comediante muy reflexivo de Estados Unidos, quien dijo en una de sus presentaciones grabadas, que el Globo Terráqueo, se cuida por sí sólo, que ha estado en situaciones graves en otras épocas, y que por si sola la tierra se auto regula y se renueva cada vez que es necesario, así que tal vez, tomando en cuenta esto, nosotros los seres humanos acabaremos como los dinosaurios y la tierra, simplemente seguirá en este Sistema Solar, claro, generando con el paso del tiempo nueva vida, y de ahí surja la idea de las reencarnaciones, ¿no creen?. Volviendo al ya mencionado Acuerdo de París, lo más importante fue que el Presidente Macron, le dio una lección de sabiduría a Trump, inclusive utilizando una de sus ya trilladas frases, así que Macron dijo: “Hagamos a la tierra grande otra vez”. Sin embargo, tal vez el presidente de nuestro vecino del norte tenga conocimiento sobre la posible destrucción de la humanidad y ya no piensa que se deba invertir riqueza en este asunto. Todas éstas son suposiciones mías, por cierto muy irónicas, pero creo que no muy apartadas de la realidad.

El último asunto que quiero mencionar en este espacio es el relacionado con la declaración de nuestro Secretario de Relaciones Exteriores, quien dijo: “Caso de Venezuela extremadamente grave” sobre todo porque la crisis en ese país ha cobrado 62 vidas (así, con números). Yo me pregunto, cuántos Secretarios o Ministros de Relaciones Exteriores, como sea que se les llame en cada uno de los países del mundo, en especial de los países de América (como continente), se han preguntado, o se han preocupado y declarado: “Caso de México es extremadamente grave”, la crisis ha cobrado 100,000 vidas, y 50,000 desaparecidos – por decir alguna cifra – aunque no se saben las cifras exactas, no creo que esté exagerando. Lo peor de todo es que muchísimas personas se espantan, comentan, critican a Venezuela por esto, sin saber nada a profundidad de lo que realmente pasa en ese país, y sin saber mucho tampoco de lo que realmente pasa en el nuestro, esto es muy grave, porque con estas noticias, se logra quitar la atención de lo interno, de lo nuestro,  para fijar la vista en el exterior. Recuerden que para criticar debemos tener conocimiento, ¡no se puede criticar lo que no se conoce!

¡Hasta la próxima para comentar sobre las futuras novedades!                                  

Artículos Relacionados

Torreón buscará ajuste a la tarifa del transporte público en octubre

Editorial

Detienen a mujer relacionada con multihomicidio de laguneros en Veracruz

Editorial

Revelan video con boletas marcadas a favor de Marina Vitela y su sobrino

Editorial
Cargando....