Portada Reportaje
Image default
Columnas

Inteligencia emocional en la empresa: Los tres ingredientes del desempeño sobresaliente

Trata de recordar si alguna vez has jugado un juego de video o visto una serie que es tan emocionante que el paso del tiempo es casi imperceptible, recuerdas haber estado con alguna persona en un momento tan agradable que el tiempo simplemente fluyó y cuando te percataste ya habían pasado varias horas. La mayoría de las personas han vivido este fenómeno bajo las circunstancias antes mencionadas; ahora trata de imaginar que eso sucediera mientras trabajas o mientras desarrollas un proyecto personal, una gran emoción que hace que el tiempo pareciera transcurrir rápidamente, una experiencia que te gustaría repetir y repetir. Este fenómeno tiene relación en la inteligencia emocional, específicamente con la motivación. Daniel Goleman le llama estado de flujo o “flow”.

Antes de entrar de lleno en el tema debo resaltar que existen diversos tipos de motivación como lo son la primaria, positiva, social, cotidiana, intrínseca, extrínseca, por mencionar algunas. El tipo de motivación al que nos centraremos es la intrínseca, aquella que nace en el placer de hacer las cosas.

Ahora, volviendo al tema del trabajo, cuando una persona está motivada, su desempeño es flagrantemente superior comparado con su desempeño promedio, por ello, al final de la década de los 90’s hubo una gran demanda, entre las empresas, de servicios de motivación para su personal, el problema era que esa motivación era extrínseca y no llegaba al nivel de regulación integrada en la gran mayoría de los casos, subtipo de motivación extrínseca de mayor duración por el nivel de conciencia logrado, consecuencia, el personal volvía a sus antiguos hábitos en menos de un mes.

Y entonces la pregunta es ¿cuál es la fórmula para tener motivación y por tanto tener un desempeño sobresaliente en un proyecto o dentro de una empresa? La respuesta nos la da la inteligencia emocional, ya que ésta contempla 3 aptitudes emocionales, relacionadas a la motivación y al estado de flujo, que al juntarse, dan como resultado una persona con un desempeño altamente sobresaliente. La primera aptitud emocional es afán de triunfo, que consiste en un deseo intenso de mejorar o responder a una norma en excelencia. Las acciones que lo reflejan son la búsqueda de alcanzar metas difíciles, orientación hacia los resultados, buscan información para reducir la incertidumbre y hallar mejores maneras de desempeñarse. La segunda aptitud emocional es el compromiso, que podemos interpretar como la alineación con los objetivos de un grupo u organización. Las acciones que lo reflejan son la disposición de hacer sacrificios para lograr objetivos generales, basan sus decisiones en los valores fundamentales del grupo y buscan activamente oportunidades para el cumplimiento de la misión de su grupo. Y la tercera aptitud emocional es el conjunto de dos aptitudes, que Goleman “bautizo” como gemelas, la iniciativa y el optimismo, que podemos resumirlo en una actitud proactiva y persistente que nos mueve a aprovechar las oportunidades y nos permite ser más positivos. Las acciones que las reflejan, enfocándonos en la iniciativa, son ir tras los objetivos más allá de lo requerido, movilizan a los demás mediante esfuerzos inusuales y la demostración de emprendimiento, en cuanto al optimismo, obstáculos  contratiempos no los detienen y no operan viendo el peligro al fracaso, sino la posibilidad de tener éxito.

Ahora que la fórmula ha sido revelada tienes más herramientas si es que buscas ascender en tu empresa o simplemente incrementar tu inteligencia emocional.

En Kimien consultores puedes encontrar diversas capacitaciones enfocadas a desarrollar las aptitudes emocionales enfocadas a las empresas y al desarrollo humano, no dudes en preguntar por ellas.

Te invitamos a dar like en nuestra página de facebook y a considerar un donativo para que este periodismo independiente pueda seguir llegando a miles de personas, tu donativo será usado para investigaciones periodísticas que contribuyan al ejercicio de la comunicación, sin fines partidistas, tú puedes hacer la diferencia.

Esta ocasión nos despedimos con una frase de Mahātmā Mohandas Gandhi: “Se el cambio que quieres ver en el mundo”.

Artículos Relacionados

Red es Poder: 5 años de periodismo y agradecimiento a nuestra comunidad

Editorial

Red es Poder: un año de retos, logros y metas por cumplir

Editorial

Coahuila genera más empleos en sureste y frontera que en La Laguna

Editorial
Cargando....