Portada Reportajeinvestigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel Riquelme
Image default
Columnas

Sobre la celebración del centenario de la promulgación de la Constitución de 1917

La búsqueda del tema para este domingo, cuya fecha es de suma importancia histórica para nuestra nación, no fue difícil; lo laborioso en la selección del mismo se vincula con la importancia que le damos cada uno de nosotros, como mexicanos, a este acontecimiento.

Seguramente habrá grandes celebraciones y festejos por doquier, sin embargo,  muchos conciudadanos, sólo piensan y disfrutan “el puente”, o lo que es lo mismo, el día feriado que nos obliga a descansar, al pretender que no queremos hacer nada, ya que estamos convencidos de que esta clase de fechas conmemorativas tienen ese fin.

Considero que el 5 de febrero es una fecha que todos debemos de respetar y celebrar con orgullo y dignidad. Los mexicanos hoy en día no reconocemos, de hecho no sabemos, qué es lo que celebramos; si nos remontamos a la lucha y el trabajo que muchos hombres y mujeres tuvieron que llevar a cabo para hacer de éste nuestro territorio, un país, entonces tal vez celebraríamos en toda la expresión de la palabra este acontecimiento.

Generalmente la celebración de estas fechas obedece a un protocolo gubernamental, el que corresponde a este año lleva como nomenclatura:

«AÑO DEL CENTENARIO DE LA PROMULGACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS»

Participaron en este decreto los tres poderes de la unión y yo me pregunto, ¿quiénes nos hemos enterado de esto?, en todo caso, ¿cómo nos hemos enterado de esto?

El año del centenario será por consiguiente 2017, si existe un decreto protocolar de este evento y pretende festejarse durante todo el año de 2017, ¿qué nos corresponde hacer a cada uno de nosotros, los mexicanos?, ¿acaso debemos seguir una serie de instrucciones al respecto?, o, ¿seremos capaces de organizar una serie de eventos simultáneos, o calendarizados, que nos permitan asimilar la raíz, la base, el proceso y sobre todo, el fin último, si es que éste existe de nuestra Constitución, la bien nombrada Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos?

En un inicio, la Constitución de 1917, reflejaba la complejidad ideológica y política de la Revolución Mexicana, una lucha armada con facciones e ideologías muy diversas, pero que en el fondo buscaba la unión de los mexicanos con un único objetivo: la creación de una República Constitucional, misma que se venía buscando desde que esta porción territorial se convirtió en un prospecto de nación después de la lucha por la Independencia.

Ante lo ya mencionado, que es mi muy personal opinión, todavía me queda la duda sobre lo que en particular sabemos, pensamos y hacemos al respecto los coahuilenses, en especial los torreoneneses, ya que aún sin ser originaria de La Laguna, he vivido casi por una década en Torreón y he aprendido a querer y respetar a esta tierra y a su gente trabajadora.

Me importa la historia de esta región y estoy en el proceso de su estudio, por lo tanto  me he puesto a investigar quiénes fueron los Constituyentes que suscribieron la Constitución de 1917, entre otros, de diferentes estados participantes;  se encuentran seis diputados originarios de Coahuila, ellos son:

  • Manuel Aguirre Berlanga, originario de San Antonio de las Alazanas; abogado de profesión y Secretario de Gobernación durante el gobierno de Venustiano Carranza.
  • José Rodríguez González, de Ocampo; también maestro, una calle de la Colonia José R. Mijares lleva su nombre en su honor.
  • Ernesto Meade Fierro, periodista originario de San Pedro de las Colonias; se encargó del resguardo del Archivo de la Legislatura durante el movimiento constitucionalista.
  • José María Rodríguez, médico militar, originario de Saltillo; miembro del Ejército Constitucionalista.
  • Jorge E. Von Versen, de Saltillo; periodista de combate y representante de Carranza ante Estados Unidos de Norteamérica.
  • Manuel Cepeda Medrano, de Piedras Negras; quien fue maestro y desempeñó varios puestos públicos durante el gobierno de Venustiano Carranza.

 Me pregunto, qué tanto reconocemos a estos personajes, y qué tanto sabemos del contexto en el que se desenvolvieron, admito que debo saber más e involucrarme para poder participar; es posible que en el sector gubernamental y en el sector educativo se tenga en cuenta de esta acontecimiento con el respeto que se merece, sobre todo porque es importante que nos enteremos que tiene un valor fundamental; constituye un documento legislativo que todos debemos conocer y revisar periódicamente – me incluyo – que tal vez podríamos intentar estudiar y aplicar en nuestra vida diaria, o tal vez hacer las propuestas necesarias e indispensables a nuestros servidores públicos, para que a su vez lleven las mismas hasta el lugar donde se realizan las asambleas, y se debaten todo tipo de reformas. Es importante que nos involucremos más con lo que somos y que nos rige, de otra forma, creo que no seremos capaces de crecer como nación, con una identidad propia para  festejar el centenario de nuestra Constitución; con el conocimiento previo, que nos permita comprender el porqué de esta gran celebración y el cómo lo haremos durante todo el año.

Es nuestra obligación crecer como nación y esto sólo se logrará con la participación de todos, no es posible hacerlo desde el confort, nuestra responsabilidad está en prepararnos conscientemente para los festejos, dejar de pensar que solamente es un día de descanso y ponernos a trabajar en lo que a cada quien atañe.

¡CONOZCAMOS NUESTRA CONSTITUCIÓN Y DÉMOSLE EL VALOR QUE SE MERECE, NO ES SÓLO PAPEL, NO ES UN FOLLETO, ES LA BASE DE NUESTRA NACIÓN!

 

Fuentes:

Gran Historia de México, Vol. 4; De la Reforma a la Revolución, 1857-1920; (2002) México Ed. Planeta DeAgostini, con la colaboración de CONACULTA-INAHP, PP. 384-385

Romero, J. Historia del Congreso Constituyente 1916-1917, (2014) México, SEP, IIJ-UNAM, e INEHRM, PP. 28-32

Cargando....