Portada Reportaje
Image default
Columnas

La tecnología es el medio, no el fin

“El medio es el mensaje”, es una de las frases más importantes del filósofo y teórico de la comunicación Marshall McLuhan, donde expone que si el medio cambia también el mensaje se altera. Los estudios de este profesor se retoman luego de más de cien años de su natalicio, en un momento donde se han rebasado todas sus teorías, donde los medios tradicionales requieren forzosamente el apoyo de las redes para subsistir, mantenerse y penetrar; y donde de forma inconsciente las empresas reclutan máquinas, no personas, especialistas que permanecen en un sitio hasta que el proceso es automático.

Los mass media siempre se han visto como el cuarto poder, como la herramienta que moldea a la sociedad, la que marca pautas, fija estereotipos e ideales. Ahora  la ciudadanía en general posee la fuerza de uno de los canales más importantes: el internet que nos mantiene conectados a través de diferentes redes sociales.

Francisco Abundis, director de Parametría, habló en el programa radiofónico Contextos sobre un estudio que arroja niveles históricos de la confianza en los medios tradicionales (prensa, radio, televisión). “En enero de este año, solo 19% de los encuestados afirmó tener mucha o algo de confianza en periódicos; 18% dijo confiar en noticieros de radio y 17% en los noticieros de televisión”. Esto es una consecuencia del desencanto de las instituciones y los sistemas del país, un desconcierto económico y político palpable, un descrédito general a todo lo que se dice, se propone y se ejecuta.

Lo que McLuhan pretendía explicar era que la tecnología es una extensión de nosotros mismos, es decir, la televisión como una extensión de nuestros ojos, la radio de nuestros oídos, y ¿el internet? ¿Las redes sociales? … una extensión ¿de nuestra vida? Es importante detenernos y entender el peso que tienen nuestras ideas y opiniones vertidas en una red gigantesca de personas con un alcance infinito que incide en la credibilidad de un presentador, un dirigente, una obra, una campaña, una marca… lo que sea, pero no podemos olvidar que vivimos una realidad virtual y otra que es cien por ciento real y nos necesita activos. No se trata de pelear por pelear, se trata de apelar a la conciencia, a la reflexión, para generar cambios reales, porque la tecnología es un medio, no el fin.

 

Artículos Relacionados

Mamá de Sugey Parra, desaparecida en Sinaloa, sufre accidente carretero

Editorial

¿Cómo reparar el daño de Édgar Rodríguez? Esto dice la ley

Editorial

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial
Cargando....