Portada Reportaje
Image default
Columnas

Lectores de cabeza

Veo, en redes sociales, un hartazgo generalizado hacia la clase política:  opiniones, fotografías, “memes”, notas periodísticas, el típico bombardero electoral que antes se limitaba a los medios de comunicación convencionales y ahora se traslada como protagonista a las redes que solíamos utilizar para estar en contacto con familiares y amigos, esas mismas redes que ahora lejos de ser una vía de comunicación directa con aquellos que conoces, es una plataforma comercial impresionante e ilimitada.

Es esperanzador detectar esa inquietud y colaboración de jóvenes y adultos, imaginando que ese máximo 60% de participación en las urnas puede superarse este año y en los próximos comicios; sin embargo la voracidad de información rápida, la escasez de tiempo, la desesperación de la época y la poca costumbre a la lectura, nos permiten quedarnos con la capa de nata que deja la leche.

La generación, los avances tecnológicos y el apego nos llevan a situaciones como estas, que difícilmente podamos frenar. El contenido cada vez más atractivo, más apegado a la forma y no al fondo, el esfuerzo limitado a publicaciones o en su peor estado a un “share”. Quisiera no parecer tan reiterativa al decir que la tecnología es un medio, no el fin, pero si esto funcionara como la radio, en repetir estaría la clave.

No hay que quedarnos con las primeras líneas, no con la respuesta a un sólo cuestionamiento, no con lo que una fotografía pueda escenificar; y de paso, con el mayor atrevimiento, tratemos de hacer nuestro trabajo como quisiéramos que utópicamente laborara el próximo gobernador, alcalde o diputados locales. Las opciones son cortas, sí, y la impotencia por tener que elegir al “menos peor” es espantosa, sí, pero como lo dijo el sábado 22 de abril Miguel Crespo en la columna que escribe para El Siglo de Torreón, “Si muchos -ni siquiera todos- cumpliéramos con nuestra responsabilidad ciudadana, nos daríamos cuenta que, tal vez, no necesitamos tanto a la clase política como ellos insisten en hacernos creer”. Parte de esa responsabilidad es ir a votar. Hay que tratar de hacer ese trabajo bien.

Cargando....