Portada Reportaje
Image default
Columnas

¿Qué son los partidos políticos?

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 41, define  los partidos políticos de la siguiente manera:

«Los partidos políticos son entidades de interés público; la ley determinará las normas y requisitos para su registro legal, las formas específicas de su intervención en el proceso electoral y los derechos, obligaciones y prerrogativas que les corresponden.»

Párrafo reformado DOF 10-02-2014

Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y como sociedad civil organizada, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo, así como las reglas para garantizar la paridad entre los géneros en candidaturas a legisladores federales y locales. Sólo los ciudadanos podrán formar partidos políticos y afiliarse libre e individualmente a ellos; por tanto, quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa.

Desgraciadamente la necia realidad nos dice otra cosa respecto a estos “partidos políticos”, tan es así que la ciudadanía ve estas anómalas situaciones como la cosa más natural del mundo, veamos:

Los partidos políticos son entidades de interés público

De acuerdo con las encuestas a la ciudadanía no solo no les interesan sino que los repudian y el único interés que demuestran estos partidos es en los grupos que los conforman y el resto de los ciudadanos no son vistos ni oídos y los gobernantes emanados de estos partidos solo gobiernan para sus agremiados.

Tienen como fin la participación del pueblo en la vida democrática

En la práctica el pueblo no es tomado en cuenta para nada y todo se hace en los grupos  cerrados de dichos partidos para hacer y deshacer a su antojo, ¿y el pueblo? Bien, gracia

Contribuir a la integración de los órganos de representación política y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público

Aquí ocurre todo lo contrario, pues los partidos se han encargado de que ningún ciudadano participe, proponga y forme parte importante en el ejercicio público ya que, otra vez, los partidos solo lo hacen por medio de sus cuotas, cuates, influyentismo o nepotismo pues los partidos han establecido que solo así se logra acceder a estas posiciones.

Mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo

En lugar de esto, los partidos se han especializado en lo que el pueblo define como mapacherías; compra y coacción del voto, ,suplantación de funcionarios, operación menudo u operación tamal, acarreo, robo de urnas y paquetes electorales, alteración de actas de escrutinio, etc. En eso han convertido el voto.

Sólo los ciudadanos podrán formar partidos políticos y afiliarse libre e individualmente a ellos

Por tanto, quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa. Para variar, la mayoría de los participantes en los partidos, no tienen ni idea de los principios de los partidos, estatutos o ideología,  son afiliados  con engaños, amenazas o dádivas para aprovecharse de la falta de cultura cívica o de sus necesidades más ingentes.

Los ciudadanos no postulamos  o proponemos a nadie pues los partidos son los que los eligen y solo nos permiten que votemos por alguno de los que ellos previamente seleccionaron para votar por «el menos peor».

En cuanto a los demás, tenemos ejemplos que hablan por sí mismos, uno de ellos el Panal (Partido Nueva Alianza), con  su correspondiente abeja reina, Elba Esther Gordillo, quien a partir del sindicato de maestros (SNTE) creó el Partido.

Otros ejemplos de Corporativismo y afiliación masiva son la CNC, CTM, CROC, CNOP y grupos que surgen en la temporada de elecciones como hongos después de la lluvia.

Son todo menos lo que la constitución dice, por ejemplo, son franquicias que, como tales, todos tienen sus dueños o propietarios o de un grupo de sucios, perdón, socios, ejemplo: El Panal pertenece a Elba Esther Gordillo, que según dicen vendió el apoyo de éste al PRI a cambio de que le permitieran seguir la “prisión” muy cómodamente en su departamento de Polanco, el Movimiento Ciudadano es de Dante Delgado R, el PT es de Alberto Anaya, el PAN de un grupo cerrado, ahora dirigido por Ricardo Anaya, el PRI es de la nomenclatura coordinada por Carlos Salinas de Gortarí, el PES pastoreado por un grupo de pastores evangelistas (¿dicen de lo más derechista?), el PRD de un grupo de tribus que se quitan unos para ponerse otros, el PVEM pertenece a la familia González Torres y por último MORENA cuyo propietario único es Andrés Manuel López Obrador.

Por lo tanto en México no hay partidos políticos.

Artículos Relacionados

Por gripe aviar en Coahuila y Durango, sacrifican a casi 2 millones de aves

Editorial

Localizan sin vida a 5 personas migrantes en Piedras Negras

Editorial

Acuerdo de Coahuila con Texas recrudece cacería migrante

Editorial
Cargando....