Image default
Portada » ¿A poco no…? Delincuencia juvenil en expansión
Columnas

¿A poco no…? Delincuencia juvenil en expansión

¿A poco no te saca de onda que sólo en Torreón, se tengan detectadas a casi 500 pandillas, de las que sólo un 20% se pueden considerar problemáticas, a decir de las propias autoridades? Es decir que para ellas, 100 pandillas conflictivas no son motivo de preocupación, porque son poquitas. Lastiman y deben mover a la acción casos como el del joven de 17 años que fue balaceado por sujetos de su misma edad, lo que denota la excesiva proliferación de armas de fuego y la facilidad para que un menor de edad tenga acceso a ellas, y el del otro joven de 17 años que falleció después de cinco días de agonía y que fuera balaceado en una batalla campal entre pandillas, lo que son muestras del aumento de la delincuencia juvenil.

El crimen entre jóvenes, desde hace tiempo, dejó de ser en la Laguna un hecho aislado y esporádico que despertaba el asombro y la indignación entre la gente; hoy forma parte de la realidad cotidiana, de la nota roja de cada día. El problema de la creciente delincuencia juvenil y el pandillerismo afecta a los municipios de la zona conurbada de la Laguna de Coahuila y Durango. En Gómez Palacio y Lerdo es frecuente que los viernes y sábados, se reporten enfrentamientos entre bandas bajo los influjos de las drogas y el alcohol, en los que invariablemente salen a relucir armas de fuego.

El pandillerismo es uno de los fenómenos sociales más complejos, derivado del crecimiento indiscriminado de la población y la carencia de oportunidades de desarrollo cultural y laboral en perjuicio de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, que es el de los jóvenes. En la comarca lagunera, la expansión desordenada de la mancha urbana derivada de la migración de familias campesinas a las ciudades de la zona  conurbada, trae aparejada la falta de equipamiento urbano e infraestructura básica en los nuevos asentamientos humanos, así como la falta de oportunidades de trabajo y estudio para los jóvenes.

El desempleo es un problema grave entre los chavos banda, por su manera de vestir y su lenguaje, que es parte de esa subcultura, desarrollada en las zonas marginadas de la mancha urbana y que necesariamente se relaciona con el consumo de drogas y alcohol. Pero el problema no afecta sólo a los jóvenes de las clases marginadas; en las colonias de clase media y alta también se da este fenómeno, sin que sociedad y autoridades hayan encontrado la fórmula para frenar su creciente expansión.

Esa misma sociedad de posición económica desahogada que estigmatiza a los pandilleros de las colonias populares, vive situaciones muy parecidas y, tal vez, más graves. No es ningún secreto, la preocupación que existe entre directores de colegios e institutos por los casos, cada vez más frecuentes, de violencia y drogadicción entre adolescentes y jóvenes que estudian en esos centros educativos. La delincuencia juvenil es un fenómeno en expansión que requiere la labor conjunta de las autoridades, la sociedad civil, los organismos empresariales y las asociaciones cívicas y sociales para que, con una mentalidad proactiva y un alto espíritu de humildad se reconozca que ha sido muy poco lo que se ha hecho, y mucho lo que falta por hacer para enfrentar con éxito este problema que debe ser atendido, sin demagogia, con acciones concretas y efectivas, pero ya… ¿A poco no?

 

Artículos Relacionados

El 51.9% de la comunidad lagunera se siente insegura

Editorial

Aspirantes se disputan Torreón a través de las redes sociales

Editorial

Colonos bloquean salida de Torreón por daños del Metrobús Laguna

Editorial
Cargando....