Portada Reportaje
Image default
Columnas

¿A poco no…? México: caminando como los cangrejos

¿A poco no te indignan los gastos injustificados de los legisladores, como el incremento en el Senado en más de 202 millones de pesos (mdp), de los que el 44% se destinó a un nuevo aumento y costo de los asesores o los más de 2 millones que se gastaron 10 senadores que viajaron cinco días a las islas Fiji? ¿O que en México hay mil 124 diputados locales que le  cuestan al país 13 mil 500 mdp anuales; un promedio de 12 millones por legislador?  ¿O que en 2016, 19 congresos locales gastaron en conjunto mil millones de pesos adicionales a lo presupuestado originalmente? ¿O que 17 congresos gastaron en total mil 356 mdp por ayudas sociales, un concepto que no forma parte de las funciones de legislativas, pero que sí les deja ganancias de tipo electoral?

Mientras tanto, la comedia legislativa continúa: diputados y senadores juegan el papel que más les conviene: de piezas clave para definir el futuro del país, aunque no sea el mejor para todos; gritan, patalean y desgarran sus vestiduras para aprobar, al final, lo que en las esferas más elevadas ya se había acordado. La farsa política se escenifica siempre, por ejemplo, con la discusión de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos, cuyo propósito es claro: dar a los ciudadanos la imagen de que allí se trabaja en forma ardua y responsable por el bien de México. Pero nada más alejado de la realidad.

Y es que, por mucho que se esmeren en representar bien la mascarada, queda al descubierto que los únicos intereses que están en juego son los que conciernen a los partidos políticos y sus dirigentes. No hay otra voz, ningún reclamo o petición que sean tomados en cuenta. Así, el futuro del país queda atado a los caprichos partidistas y el resultado de ello no convence ni conviene a la mayoría de losmexicanos, mientras que en la administración pública, la voracidad no tiene límite, aunque el dinero no alcance, con el agravante de que la clase gobernante está muy lejos de ser más austera, eficiente, honrada y transparente, y que no está entre sus prioridades combatir la corrupción y la impunidad.

Aquí cabe recordar las palabras del ex presidente de EU, Barak Obama: “No necesitamos políticos que están más interesados en ganar puntos que en resolver problemas, que están ofreciendo los mismos mal concebidos enfoques que nos colocaron en este desorden; lo que se requiere son líderes que estén comprometidos para mover este país hacia adelante”. Sin lugar a dudas, la situación en México luce muy complicada pues los cambios de fondo que den solución a la crisis política, económica y social, nada más no se dan. En lugar de ir hacia adelante, en este pobre país nuestro, vamos como los cangrejos: para atrás. ¿A poco no…?

 

Artículos Relacionados

Propone El Astillero Librería semana de actividades

Editorial

Shamir Fernández: el polémico político que renunció al PRI

Editorial

El periodista Juan Arjón, habría sido secuestrado antes de morir

Editorial
Cargando....