Portada Reportaje
Image default
Columnas

Retomando las ideas de un querido amigo

Un muy estimado amigo mío hace muchísimas reflexiones sobre lo cotidiano, sobre lo que hacemos todos los días, todos los meses, todos los años, inclusive todas las generaciones; eso que aprendemos a hacer, o decir, sin preguntarnos el porqué de esas acciones, o de dónde provienen. Así que puedo decir que él me inspiró a escribir lo siguiente.

Se puede decir que las costumbres en sus inicios son parte de la filosofía de vida, puestas en normas dictadas por alguien en particular, o por algunos de nuestros antepasados,  si lo repetimos todos los días y se convierte en convencionalismos, repitiendo costumbres y tradiciones nos atrevemos a vernos como “gente normal”. Raras veces nos cuestionamos nuestro actuar individual, o social, cuando nos percatamos de que hay otras personas que actúan diferente, podemos tomar dos caminos, cuestionarnos y conscientizar esa duda, o defender nuestro comportamiento criticando al otro, como si el otro estuviera fuera de la “realidad”, o no fuera “normal”.

Muchas de nuestras costumbres tienen una historia que datan de varios siglos, hay muchos ejemplos de lo que hacemos sin cuestionarnos. Un ejemplo que puede causar asombro es el de los ropajes y accesorios de la novia en la ceremonia del matrimonio por la Iglesia.

La mayoría de las novias no saben casi nada de este rito, no saben el porqué del vestido blanco y largo, no saben nada sobre el velo, no saben nada sobre los accesorios, una pregunta sería: ¿por qué deben de llevar una cola, y si es muy larga mejor?, es un desperdicio de tela, se gasta mucho en un vestido que jamás se vuelve a usar, ¿no sería mejor llevar un vestido sencillo y gastar ese dinero en implementos para el futuro hogar? Muchas parejas gastan muchísimo dinero en la ceremonia y en el banquete, y después de la “luna de miel”, regresan a una casa, o departamento apenas amueblado, pero eso sí, la ceremonia fue “millonaria”. El vestido de la novia se cuelga en un gancho y se cubre con una funda, generalmente no sale de esa funda nunca más, pero está guardado, como si eso garantizara la felicidad de la pareja, o la dulce duración de un matrimonio.

Otro aspecto de la boda es el famoso ramo de la novia, hay novias que tienen preparados tres ramos para ese día; uno para entrar al templo, cualquiera que éste sea, otro para dejar en el altar, o en un nicho, sobre todo cuando es una boda católica, el tercero es para lanzarlo en banquete y con eso ilusionar a cualquier otra joven deseosa de casarse y realizar un festejo igual. Lo que ninguna novia sabe es cuál es el origen del ramo de flores.

El ramos de flores se origina en algún momento de la Edad Media, y era común que las bodas en aquel entonces se celebraran entre los meses de abril y mayo, esto por las condiciones del clima, y porque había flores disponibles, además en esa época, en el “Viejo Mundo”, la limpieza no era la norma, la gente era muy sucia y se bañaban dos o tres veces durante todo un año; pero los meses de abril, mayo, junio, en especial, eran meses de baño, así que las novias literalmente en ese periodo, no apestaban tanto, y si acaso olían “un poco”, llevaban un ramo de flores para disipar el mal olor, de ahí viene el famoso dicho  “las novias de mayo” y ese es el origen de que las novias lleven un ramo de flores en la ceremonia religiosa.

Como se puede uno dar cuenta hay costumbres que aparentemente tienen un significado, otras no tanto, pero eso sí, debemos cumplir con lo establecido, aunque no sepamos porqué, lo hacemos, sólo porque creemos que “así debe ser”, aunque no haya una ley, o un cuerpo de policía que venga a arrestarnos, o a ponernos una multa por no haber cumplido con ello. Es generalmente la familia la que enseña y exige ciertos comportamientos, no quiero decir con esto que sean malos, sólo quiero mencionar que sería importante que cada uno de nosotros nos cuestionáramos más sobre ciertas cosas, a las que no les encontramos sentido. Si no nos preguntamos nada, tal vez nada nos importe, si indagamos sobre lo que hacemos,  y aprendemos  sobre su significado, entonces podremos rechazar lo que no nos convence, o lo aceptamos y lo repetimos porque nos convence hacerlo.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

Artículos Relacionados

Red es Poder: 5 años de periodismo y agradecimiento a nuestra comunidad

Editorial

Red es Poder: un año de retos, logros y metas por cumplir

Editorial

Trabajar duro para hacer periodismo independiente y sostenible

Editorial
Cargando....