Image default
Portada » Ser ciudadano es…
Columnas

Ser ciudadano es…


Escuchando a Carmen Aristegui y a Juan Ramón de la Fuente, quien fuera Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), surgieron algunas reflexiones en mi mente, lo curioso es que aparentemente los viejos somos más lentos, en lo físico y en lo mental, sin embargo, advierto que poco a poco esta lentitud se convierte en pensamientos más profundos, enriquecedores, sintetizadores, y mucho más. En fin, retornando a estos dos personajes invaluables y siempre atentos a los acontecimientos, quienes entablaron un diálogo por lo más enriquecedor en información, investigación y nuevos puntos de vista sobre lo que los mexicanos somos hoy en día; iniciaré el siguiente parafraseo.

Dentro del programa Aristegui Noticias, retransmitido el jueves 15 de marzo de 2018 a las 8 de la mañana por la cadena CNN en Español, Carmen Aristegui entrevistó a Juan Ramón de la Fuente, notable profesor investigador y Rector de la UNAM, quien tiene entre sus grados académicos la especialidad de psiquiatría. Se hizo una pequeña presentación del libro La sociedad dolida. El malestar ciudadano, donde De la Fuente hace un análisis de la situación mental del ciudadano mexicano, lo siguiente es algo de lo poco que pudo explicar en tan poco tiempo, sobre todo en lo vinculado a las próximas elecciones, “ser más participativo”, “¿Ser ciudadano, o ser votante?”; el Dr. De la Fuente arremete en contra de los que nos consideramos “la ciudadanía”, ya que acudir a votar, puede significar “nada”, para él lo importante es “ser ciudadano”, ya que vivir en México, como ciudadanos, nos ha dejado un tremendo hueco, nos hemos acostumbrado a lo malo, ya no nos inmutamos, nuestra psique ha cambiado, claramente no sabemos cómo manejar nuestros afectos, ¿realmente nos queremos?, ¿realmente nos importamos?, ¿hasta dónde estamos pendientes unos de otros?. En lo personal tengo la sensación de que estamos dormidos en nuestros laureles, como lo dice el “dicho”, sobre todo porque no nos interesa dejar nuestra zona de confort y nos situamos en otro “dicho” “Cada quien para su santo” y que ruede el mundo.

Juan Ramón de la Fuente le contestó a Aristegui sobre el cuestionamiento de: ¿Qué se puede hacer ante tanta corrupción, impunidad y un proceso electoral por demás tramposo? “Se puede hacer política desde otros espacios”, no es indispensable pertenecer a un partido político, debemos tener una “actitud más participativa”; dejemos de ser solamente votantes y convirtámonos en ciudadanos, en este país debe haber un cambio de estrategia, un nuevo enfoque. De la Fuente mencionó que al menos en el campo de la medicina, de los servicios de salud, lo más importante es la medicina preventiva, en la actualidad lo más importante es la producción, distribución y consumo de tantos medicamentos, en lugar de prevenir cualquier tipo de enfermedades, claro en esto están involucrados muchos intereses económicos. Pero cada quien desde su trinchera y compartiendo sus quehaceres, deberes y conocimientos, tal vez podremos en un futuro no muy lejano, lograr algunos cambios fundamentales.

Yo propondría que todas aquellas mujeres que somos madres, hermanas, hijas, sobrinas, nietas, amigas tratemos de convencer a la familia de cambiar hacia lo positivo, de dejar lo negativo, y de procurar ser más humanos. Los cambios de actitud promueven automáticamente cambios de enfoque y de estrategias; no necesitamos forzosamente una sociedad paternalista, no son precisamente los de “arriba”, los altos funcionarios públicos los que tienen que cambiar, somos nosotros los ciudadanos los que debemos cuidar lo nuestro, lo que hemos construido, lo positivo, acabemos con lo que hemos construido y que nos destruye, sobre todo malos pensamientos, flojera, apatía, corrupción, engaño, dejemos de ponerle el pie a los demás.

CONSTRUYAMOS AFECTO Y SEAMOS EXCELENTES CIUDADANOS.

Cargando....