Portada Reportaje
Image default

Extraña, sin confiar, a su alrededor puede observar que las personas suben y bajan como la marea del mar, todos esperan algo,  y en ocasiones no se tiene lo que se espera…

El tiempo encapsula, enfría y a su vez calienta, -¡No me detengan!- alcanza a escuchar que alguien grita….ser libre, amar, volar…

Buscar espacio, de esos que son íntimos con gran amplitud de sentimientos, buscar tiempo….las expectativas solo limitan, te internan en un mar violento, aprisionan el alma y la creatividad.

Sus ojos hablan aunque su boca calla y dice: -Me paralizan tus expectativas, no soy quien debo de ser, pero soy yo, quien soy, soy alma,  alma viajera, con espacio interior que busca un cielo dónde acampar, perdonen ustedes si no soy yo, quien soy…ahora emprendo el vuelo-. No pueden verla, pero observa cada movimiento que tiene el sentir.

 En círculos su mirada busca exhaustiva, no encuentra, solo ve miradas en espera…

-Soy yo, ¿qué no me ven?-  Entonces el alma nota que la observan y directamente  dice: -Soy la misma que soy, aprisionada en mi voz, entumecida de mostrar lo que siento y no esperas. Mírame más, toca mis ojos, observa mis alas que buscan viajar, sin expectativas, sin juicios, sin nombres, somos dos, dos almas que tomados de la mano en vuelo estamos…

 Es tiempo, es cielo, es aire, es sentimiento…aquí está,  en el propio corazón, volar en  tiempos y momentos exactos, creando, amando, aceptando el aire interno que empuja, soy yo, sin expectativas, con alas, con ojos que hablan, boca que calla, con corazón vivo, en medio de juicios permanentes que en ocasiones callan,  buscan y también aman.

Artículos Relacionados

Mamá de Sugey Parra, desaparecida en Sinaloa, sufre accidente carretero

Editorial

¿Cómo reparar el daño de Édgar Rodríguez? Esto dice la ley

Editorial

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial
Cargando....