Image default
Portada » Si Slim lo hizo, ¿no podrán los políticos mexicanos?
Columnas

Si Slim lo hizo, ¿no podrán los políticos mexicanos?

“El liderazgo trata de tomar responsabilidad, no ponerse excusas”

Mitt Romney

El pasado 27 de enero del presente año, el empresario mexicano, Carlos Slim, convocó a una sorpresiva conferencia de prensa en la Ciudad de México.

No transcurrió mucho tiempo para que surgieran especulaciones de todo tipo sobre la razón del emplazamiento. Algunos consideraban que ante las embestidas de Trump habría un posicionamiento en defensa de los mexicanos y los más osados apostaban que, confirmando rumores, Slim haría pública su decisión de contender por la Presidencia de México en el 2018.

Al final, el magnate hizo un llamado a la unidad nacional, y en lo que fue una exposición muy confusa, pidió serenidad y paciencia con el nuevo Presidente de Estados Unidos. La novedad fue que al terminar de exponer lo debido, Slim aceptó por más de media hora preguntas de los medios de comunicación.

Independientemente del contenido o forma en que respondió, el hombre más rico de México aceptó preguntas. ¿Cuándo fue la última vez que se ha visto esta práctica con el Presidente de México, con gobernadores, con legisladores o con alcaldes?

En contadas ocasiones se ha visto, en México, este ejercicio sano de diálogo con la prensa, en el que se tiene la oportunidad de preguntar libremente y así evitar los frecuentes discursos acartonados y vacíos de los políticos. Solo recuerdo entrevistas exclusivas con algún medio de comunicación, conferencias de prensa conjuntas en el extranjero o eventos meticulosamente controlados en los que existe esta oportunidad de cuestionar ideas al expositor.

En otros países como Estados Unidos y Canadá, es una práctica común y se llevan a cabo cotidianamente. La realidad es que no hay ningún pretexto para que la clase política mexicana se niegue a recibir preguntas en conferencias de prensa, incluso el ejercicio periodístico se ve limitado si lo acotamos a únicamente reportear de lo dicho.

El quid es sencillo, si el cuarto hombre más rico del planeta no le teme a las preguntas, ¿no podrán los políticos mexicanos hacer lo propio?

@DarioJimenezL

Cargando....