Portada Reportaje
Image default

Apurada, pensativa, reflexiva, calificando exámenes, esa es en este momento mi situación, sin embargo estoy feliz, haciendo lo que me gusta, revisar exámenes me llena de satisfacción por lo aprendido por los chicos, por lo aprendido por mí, porque vuelvo a tener como “hijos”, o “nietos” a estos adolescentes tan llenos de vida, tan alertas ante lo desconocido, tan deseosos de conocer y de hacer suyo el aprendizaje; su vida cotidiana ha cambiado para siempre, ya que el iniciar  este nuevo nivel educativo los enfrenta a otra visión del mundo, a otra concepción de la vida, en fin, nuevas experiencias para ellos y para mí.

Lo más novedoso es esto que estamos viviendo y de lo que estamos aprendiendo, sobre cómo sobrellevar una temperatura de naturaleza fría, sobre todo cuando seguimos trabajando, y principalmente porque estamos en esa fase final de cuando se termina un semestre. Tuvimos que trabajar, nosotros los maestros, y estudiar, ellos los alumnos, con y a pesar de tanto frío.

La reflexión que me queda de este fenómeno invernal, es que el inclemente clima me ha acercado a situaciones nunca antes vividas. No soy originaria de esta ciudad, situada al norte del país, en donde he estado al menos tres o cuatro inviernos, especialmente en esta época navideña y de final de semestre; ¡ah! Pero cómo lo he padecido, yo que nunca siento tanto frío, esta vez he sentido que me congelo. Ante esto, lo que me ha permitido sentir calor en esta época, es el acercamiento con los alumnos y maestros. La experiencia de convivir momentos de estrés de los alumnos, de sentarme a calificar exámenes, de entregar algunas de las calificaciones, de tener esa vivencia, en donde algunos se despiden de su preparatoria, porque acaban de darse cuenta de que había que aprovechar el tiempo de diferente forma, son situaciones que acaban con cualquier frío; otros por el contrario felices por haber vencido el miedo y por haberse organizado en el estudio.

Otra situación que permite sentir calor en esta época es la compañía de la familia, de los amigos, compartir con ellos es inigualable, las reuniones enriquecen las amistades y dan calor humano. Por instantes reclamo a Tonatiuh su pronta aparición, y yo que tanto amé a Tláloc en una época de mi vida, ahora le ruego que no regrese, al menos por un tiempo, como dicen por acá, en este rumbo “No es de Dios”, no llores Tláloc, preferimos unos ojos secos, aunque se te llenen de lagañas.

De hecho extraño el canto de muchos pajaritos, los olores de carne asada, las risas de los vecinos en sus fiestas, por Dios, extraño el abanico, y reclamo los “bochornos” que tanto odié por casi 20 años, ahora que los necesito, aunque sea un poquito, no se aparecen. En este momento estoy aquí escribiendo esto y no puedo creer que aún que tengo varias capas de ropa, de hecho parezco cebolla, no logro calentarme. Total que nunca estamos a gusto, si hace calor, porque es insoportable, si hace frío porque nos congelamos. Exijo un clima templado, necesito ya estar con mis amigos. Ya voy, ya voy, en un rato los encontraré.

Mañana seguiré revisando exámenes, el último grupo, entregaré las calificaciones de los tres últimos grupos el lunes.  Me sorprende que me guste todavía hacerlo, pareciera mentira, pero hacerlo hace que no sienta tanto frío. En este momento estoy escuchando música que me recuerda épocas pasadas, y si canto también dejo de sentir frío, claro que sería mejor si bailo, pero no tengo con quien, así que ni modo, a cantar.

Estoy sorprendida de lo que el frío me causó, y de todo lo que escribo en este día bajo estas frías circunstancias; creo firmemente que la capacidad de reflexión es propia del entorno, de ahora en adelante aprovecharé situaciones climáticas para escribir, espero que sean escritos más profundos que éste del día de hoy. Por el momento los dejo con un hasta pronto lleno de esperanza solar, de luz y de nubes blancas.

 

¡Abríguense, no se vayan a enfermar!

 

Artículos Relacionados

Red es Poder: 5 años de periodismo y agradecimiento a nuestra comunidad

Editorial

Red es Poder: un año de retos, logros y metas por cumplir

Editorial

Trabajar duro para hacer periodismo independiente y sostenible

Editorial
Cargando....