Image default
Portada » Una aberración nacional
Columnas

Una aberración nacional

El viernes 29 pasado fue ofrecida en la Ibero Torreón la conferencia “La desaparición forzada de personas: a tres años de Ayotzinapa”. Su expositor fue el maestro Adalberto Méndez López, director del área de discapacidad de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. El tema de los 43 jóvenes desaparecidos —aunque enterrados oficialmente con una “verdad histórica” que se agiganta como burla a medida que transcurre el tiempo— fue detonante, en la ponencia, de una reflexión más amplia: México puede ser considerado, esto lo creo yo, una especie de paraíso de la desaparición forzada, un país con tantos casos de esta naturaleza que nos autorizan a pensar en la categoría de Estado fallido.

Méndez López expuso con detalle el contexto jurídico en el que se inscribe la desaparición forzada, y enfatizó que tal crimen supone la participación frontal o lateral del Estado mediante alguno de sus agentes, cualquiera que sea, y en ciertos casos su comportamiento omiso, el del Estado, también lo implica en este delito que, por otro lado, jamás prescribe.

Si bien es una calamidad global, el especialista subrayó datos mexicanos que llevan a pensar en un infierno sobre todo para los familiares de las víctimas. En la actualidad, dijo, hay más de 33 mil desapariciones forzadas, y este dato puede ser mayor si pensamos que todavía se carece de una estadística confiable en tal terreno.

Se trata, por ello, de uno de los principales problemas del país, no de un pequeño delito recurrente y venial. Al describirlo, el maestro Méndez mostró la gráfica mexicana de la desaparición forzada por entidades. Es aterradora, trágica por donde quiera que se le analice. En ella figuraban en primer lugar, hasta hace poco, Tamaulipas, Guerrero, Veracruz y Coahuila, y muy cerca Michoacán, el Estado de México y la capital. Esto no significa, empero, que otros estados de la apaleada República no padezcan el problema, pues se trata de un cáncer extendido —desigualmente, pero extendido al fin— por todo el mapa mexicano.

Tuve la oportunidad de preguntar al experto si nuestro gobierno no se encuentra rebasado, si este problema no ha desbordado ya los límites de la lógica que permite pensar todavía en la vigencia del famoso estado de Derecho. La respuesta fue cruda, pero con un fleco optimista: ciertamente el panorama es pavoroso, pero la presencia de muchas instancias dedicadas a velar por los derechos humanos es un avance. Lo que hay que lograr ahora es, entre otras cosas, que actúen, que actúen bien, con firmeza.

Artículos Relacionados

Déjame que te explique, limeña

Jaime Muñoz Vargas

Ayotzinapa: La dilatada deuda del Estado Mexicano con las víctimas

Jorge Espejel Lomas

A veinte años de un himno

Jaime Muñoz Vargas
Cargando....