Portada Reportaje
Image default
Columnas

A una semana, a tres años. México sigue de pie

Ha pasado una semana, han pasado tres años, ha pasado toda una historia de embates, tragedias e injusticias; pero México sigue de pie.

Una semana del sismo que sacudió el centro y sur del país, el que nos recordó lo frágil que somos ante la naturaleza que llama urgentemente nuestra atención. Pero, también nos recordó que los mexicanos estamos hechos para enfrentar la adversidad, que sí podemos y sí sabemos unirnos; y una vez unidos las cosas parecen más fáciles, por lo menos, más llevaderas. Lo mismo que en el 85: el dolor compartido, la tragedia que genera solidaridad, el sentir que no es el centro, ni el sur el que está dañado y agrietado sino todo el país; eso es lo que nos une.

La sociedad civil ha levantado la mano y llenado las ausencias de autoridades rebasadas por la situación, de políticos que actúan lerda y tardíamente, buscando siempre el oportunismo, el colocar su nombre a la ayuda que llega, el colocar su nombre en miras al 2018.

 Estamos, también, a tres años del 26 de septiembre de 2014. Si hablamos de tragedias e injusticias, si hablamos de aquello que fragmenta y daña al país, eso es Ayotzinapa. Son 3 años de impunidad, de verdades históricas, de verdades a medias y de mentiras completas. Nos siguen faltando 43, nos siguen faltando miles, nos seguirán faltando si no hacemos nada.

Es hora de dar un repaso a la historia, de recordar quiénes somos y qué queremos. La tragedia hiere y es dolorosa, pero nos permite detenernos un momento y pensar qué nos ha traído aquí, nos permite reagruparnos y seguir, olvidar diferencias y conciliar, salir al encuentro de uno mismo al reconocernos en el otro.

Que lo próximo de estas dos fechas, permita dar impulso y esperanza a la idea de que unidos podemos alcanzar grandes cosas, que somos más fuertes que un sismo, que un edifico derrumbado, que autoridades negligentes, que gobiernos incapaces; más fuertes que la impunidad y corrupción, que políticos mezquinos, que criminales y sus cómplices gobernando. Hoy somos más fuertes porque no nos ha quedado de otra, la historia nos ha obligado a ser así, pero nosotros hemos obligado a la historia a concebir después de cada derrota, una victoria que rectifique la dignidad de un pueblo que sufre y llora, pero que siempre vence.

Twitter: @arielcarbajalr

Artículos Relacionados

El diario de un delincuente

México: entre jodidos y jodones

Juan Ceballos

Red es Poder: un año de retos, logros y metas por cumplir

Editorial
Cargando....