Portada Reportaje
Image default
Columnas

El valor de la amistad

No lo sé de cierto, pero me imagino que todos nos hemos preguntado alguna vez, ¿quiénes son realmente nuestros amigos? Entre todos nuestros conocidos existen personas que nos son leales, que nos cuidan, que nos apapachan, se acercan cuando las necesitamos, están con nosotros en las buenas y en las malas; siempre están dispuestas a ayudarnos. Todas estas características se van presentando en momentos oportunos. Desde el punto de vista femenino, las amigas, entre ellas, son muy cercanas, esto se debe a que las mujeres manejamos las emociones de una forma diferente a como lo hacen los hombres. No quiere decir que los hombres no sientan emociones, o que no aprecien a sus amigos, sólo que tienen otra forma de manifestarse en la amistad. Por lo pronto dejaré de lado la posición masculina de este tema,

Existen muchas rutas y muchos espacios, al igual que muchas formas para vivir la amistad entre mujeres, algunas de estas formas son circulares, ya que le damos muchas vueltas a la convivencia, otras formas son lineales, en ocasiones monótonas, siempre vamos a los mismos lugares, o siempre nos vemos en el mismo horario, otras formas se asemejan a las gráficas, donde hay momentos muy intensos, de esos momentos que llegan hasta el cielo, sin embargo en otras ocasiones apenas se puede ver la barra del 0.003, y es cuando nos saludamos. Puedes tener amigas muy íntimas y estar lejos de ellas en el espacio y en el tiempo. La camaradería entre nosotras es muy diversa, podemos no vernos en seis meses y pasarnos una hora conversando por el teléfono, luego al encontrarnos nuevamente, nos abrazamos y lloramos, y retomamos la plática que dejamos pendiente. Damos unos pasos para adelante en nuestros proyectos de vida mutuos aún inconclusos, y regresamos al pasado, a los recuerdos, a la memoria que nos impregna de las vivencias compartidas, de los problemas enfrentados, en ocasiones resueltos y en otras, no; problemas que nos unieron más y que a pesar de las circunstancias, nos permiten seguir siendo amigas.

Cabe destacar que entre las amigas, muchas veces incluimos a nuestras hermanas, o a nuestras primas y, por qué no decirlo incluimos hasta a nuestras cuñadas y a nuestras suegras; y en muy contados casos nuestras madres, quienes también son nuestras amigas; por supuesto que no en todos los casos. No con todas intimidamos de la misma forma, pero las consideramos amigas.

Un aspecto a destacar es el que se refiere a la elección. De entre un grupo nutrido de conocidas, somos nosotras las que elegimos quiénes serán nuestras amigas, otras serán sólo nuestras conocidas, pero la forma en que compartimos la vida con ellas es tan diferente a la forma en que nos relacionamos con las demás.

El principal valor para que una amistad perdure es el respeto; las diferencias enriquecen nuestros encuentros, nuestros caminos y nuestras vidas. Mientras más aprendamos de esas diferencias, más perdurable será la amistad. Otro valor es el de la empatía, lo ideal es aprender a ponerte en los zapatos del otro, para saber por lo que está pasando, y de esa manera entenderlo y ayudarlo, así se comportan las amigas, aunque haya de vez en cuando una diferencia marcada, o un disgusto, siempre habrá la reconciliación y la amistad crecerá, como crece todo aquello que cultivamos en el paso por este existir compartido. Personalmente he vivido esto muy intensamente, tengo magníficas amigas, siempre compartiendo y dispuestas a ayudarnos, he reencontrado este tipo de amistades a quienes no veía desde muy joven, las consideraba como perdidas. A pesar de la distancia y del tiempo transcurrido, sigo sintiendo lo mismo por ellas y siempre salen los recuerdos, esos que nunca se olvidan, que sólo se guardan por un tiempo, pero que afloran en el momento preciso, y encienden nuevamente la inmensa alegría de una amistad que sólo morirá cuando, nosotras, las amigas ya no estemos aquí para revivirlos.

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”

Aristóteles

Artículos Relacionados

¿Dónde está Sugey? Mujeres marchan por lagunera desaparecida

Editorial

Las desapariciones de mujeres que indignan en La Laguna

Editorial

Resultado falso de Román Cepeda asegura que no se han recibido quejas contra agentes viales

Editorial
Cargando....