Crusius condujo más de 10 horas desde la casa de sus abuelos, en un suburbio de Dallas, hasta El Paso para perpetrar el ataque, según la policía. Un abogado de la familia Crusius se negó a ofrecer declaraciones el jueves.