Información vía Vanguardia

Elementos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) detuvieron al director de Seguridad Pública Municipal de Janos, Fidel Alejandro V.V., por su presunta participación en la masacre de la familia LeBarón y por tener presuntos vínculos con el grupo criminal del cártel de Juárez dentro de esa zona del estado.

Aunque no se dio a conocer su detención de forma oficial, autoridades en el estado de Chihuahua confirmaron la detención del agente municipal, quien habría participado o cuenta con la información de la masacre, por lo que la FGR lo mantiene en arraigo mientras continúan las investigaciones.

En cumplimiento de una orden de captura, los elementos adscritos a la Fiscalía General de la República acudieron la mañana del martes al municipio de Janos para detener a Fidel Alejandro.

Lectura Recomendada: Cuatro detenidos responsables por el homicidio de policía en Piedras Negras

Al “Chiquilín”, como le apodan, fue trasladado de la Ciudad de México, donde se mantendrá a espera de que sea vinculado a proceso por el delito de delincuencia organizada.

Dentro de las investigaciones que concentra la dependencia federal en contra del titular de seguridad, presuntamente Fidel Alejandro sería un elemento activo de la Línea en Janos, que a través de su personal brinda seguridad al grupo de criminales, que se encuentran a cargo de Roberto G.M., alias El Mudo o El 32.

Las investigaciones que mantienen los agentes de la FGR en Chihuahua son parte de los avances que han obtenido de la masacre en la comunidad de La Mora, donde el pasado 4 de noviembre un grupo de criminales armados abrieron fuego contra diversos familiares de LeBarón, donde perdieron la vida 9 personas, entre ellos 6 menores de edad.

Hasta el momento, las autoridades federales han realizado la captura de cuatro personas presuntamente vinculadas a la masacre de LeBarón, siendo uno del estado de Sonora, tres del estado de Chihuahua, dos hermanos, quienes los pobladores han dicho que son inocentes y que solo se han tratado como “chivos expiatorios”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí