Juan Manuel Muñoz Luévano, alias “El Mono”, presunto enlace del Cártel de los Zetas en Europa, fue entregado por las autoridades españolas a la justicia norteamericana, ejecutando una orden de extradición que se había presentado hace dos años.

El narco mexicano, está acusado por delitos de lavado de dinero y organización criminal, por tanto de ahora en adelante las autoridades estadounidenses serán las responsables de definir su futuro y posible sentencia.

Hace un año, el Fiscal de Texas se entrevistó en secreto en una prisión española con Muñoz en compañía del abogado norteamericano del narco. Su testimonio, en caso de que colabore con las autoridades norteamericanas, podría poner en aprieto a una larga lista de funcionarios públicos coahuilenses con los que presuntamente la organización de los Zetas tenía una relación.

Cabe destacar que el Mono Muñoz residía con su familia en un suburbio de lujo en las afueras de Madrid hasta que el 18 de marzo de 2016 fue detenido por las autoridades ibéricas.

El posible testimonio del capo mexicano, junto con los relatos de Javier Villarreal y el mismo Jorge Torres López, quien aún se encuentra encarcelado en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México, podrían aclarar la relación de las organizaciones criminales del narco con altos funcionarios que en su momento tenían la batuta del Gobierno de Coahuila.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí