Image default
Portada » Hilda Flores y su informe legislativo, entre comillas.
Red es Política

Hilda Flores y su informe legislativo, entre comillas.

El miércoles pasado, o sea hace dos días, un montón de gente se reunió en el centro cultural en Ciudad Universitaria de Torreón, que se llama igual a un exgobernador priísta de Coahuila, Braulio Fernandez Aguirre, para regalar su lealtad y sus aplausos a Hilda Flores, candidata dentro del Partido Revolucionario Institucional y posible opción para la gobernatura del estado. Organizó el evento diciendo que era un «Informe Legislativo», ajá, entre comillas, porque pareció otra cosa absolutamente distinta.

Ya hemos tomado el tema en Redes de Poder sobre la infidelidad que le hacen los políticos a la constitución y a las leyes cuando promulgan sus intenciones como candidatos y alteran el orden de la democracia porque embadurnan la ciudad de juegos comerciales que pretenden esconder la idea básica: hacer campaña. Éste miércoles Hilda citó a un montón de campesinos y a otros cúmulos de estudiantes, de sindicalizados y demás interesados en que el PRI consiga la gobernatura, por alguna razón, y les dijo que ella iba a dar un informe legislativo que implica el análisis de lo que sucede a nivel nacional, constituido por los 32 congresos locales. Su voz en el micrófono debería resonar diciendo lo que están haciendo en el congreso nacional, las leyes que están pensando aprobar y cuáles han sido las que ya pasaron a ser parte de la constitución.

Debería hablar de las dificultades políticas que se están viviendo en el país y de las posibles soluciones, de los problemas que se vienen en el futuro y de los que ya han logrado superarse, de quienes son los personajes que están destacando en la política mexicana y quiénes han desmantelado la justicia con actos impunes y antidemocráticos. Pero no, la señorita y senadora Hilda Flores Escalera se empeñó de una manera muy narcicista en hablar de sí misma, de su lugar en el podio de senadores que más han aprobado buenas reformas y de sus logros bienhechores  con algunas minorías sociales.

Hasta ese punto era curioso que sólo se hubiera dedicado a inflar su propia imagen como senadora, evitando tocar temas importantes, de carácter, pues, legislativo, para el dictamen legislativo. No obstante, todo cobró sentido en el momento en que, al final de la bella tardeada, Hilda Flores incluyó un mensaje que muy seguramente estaba al planeado hace tiempo. Al parecer, aprovechó para acallar un rumor que estaba rondando por los cuatro vientos, el de si se iba a lanzar como candidata a la gobernatura. Por eso, de la manera más dramática que se le ocurrió a su staff, Hilda promulgó la siguiente frase: ¿Deseo gobernar Coahuila? Mi respuesta es sí.

Dice que sí quiere gobernar, con Moreira sentado ahí y con Riquelme también, ambos ya nacionalmente involucrados en actos corruptos. Dice que sí quiere y que sabe qué implica ésto. Pues, por lo pronto, parece que implica la primera violación al pueblo, implica haber juntado a una aglomeración considerada para grabarlo todo y proyectarlo por televisión y por internet para decirle al mundo lo bien que hace su trabajo y el por qué sería buena gobernadora, y también para decirle a todos que se va a lanzar para la candidatura.

Esto, evidentemente, huele a una precampaña fuera de la ley más que aun informe legislativo; pero no sólo eso, huele a otra opción como todas las otras lanzadas por el Partido Revolucionario Institucional, una que implica corrupción, robo y demás escándalos políticos que nada más existen para embellecer y enriquecer el sector más gordo y avaro de la sociedad mexicana.

Cargando....