El 19 de febrero del 2006, 65 mineros quedaron atrapados luego de una explosión en la mina de carbón Pasta de Conchos ubicada en el municipio de Nueva Rosita, Coahuila. 63 cuerpos aún permanecen enterrados.

Catorce años después de la tragedia, la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, puso en marcha un plan para iniciar con las labores de rescate de los cuerpos que se quedaron atrapados en las entrañas de la mina.

Esta mañana, la funcionaria federal anunció que el próximo mes de octubre iniciarán las labores para construir un nuevo inclinado que les permita acceder al espacio en donde podrían estar los cuerpos de los 63 mineros que continúan atrapados.

Después de recopilar un expediente de alrededor de mil fojas, la Secretaría del Trabajo concluyó que es teórica y técnicamente viable la búsqueda de los cuerpos, el desarrollo de nuevos inclinados para poder acceder a ellos y se insistió en que es imprescindible que el Gobierno de México realice todas las pruebas preliminares sobre las condiciones del terreno para conocer el estatus actual.

Te puede interesar: Piden garantizar condiciones para rescate de mineros en Pasta de Conchos.

La minería, por sí misma, es una actividad que implica un grado superior de riesgo. De acuerdo con el documento “El carbón rojo de Coahuila: aquí acaba el silencio”, elaborado por  las organizaciones Heinrich Böll Stiftung México y El Caribe y Familia Pasta de Conchos, en 2006, año de la tragedia, murieron 70 mineros en México, cifra que fue la más alta desde 1969, cuando fallecieron 156.

Este mismo estudio detalla que, desde que se tiene registro, 3 mil 114 mineros han fallecido en el cumplimiento de sus funciones.

La infraestructura, así como la obra y el permiso para el uso y la explotación del subsuelo, eran propiedad de Grupo México, la empresa minera más importante del país.

También se logró acreditar que las instalaciones de la mina no eran óptimas ni seguras para  desempeñar el trabajo con el menor riesgo posible. La tragedia del 19 de febrero no fue un hecho aislado, fue la consecuencia de la intransigencia de los patrones y del propio Sindicato que no veló por la seguridad de sus agremiados, así lo detalló el informe “El Carbón rojo de Coahuila: aquí acaba el silencio”:

“Las condiciones de seguridad e higiene que presenta la Mina 8, de la Unidad de Pasta de Conchos, en particular en la zona sur, son inestables e inseguras debido a las características y condiciones del soporte del techo, a la concentración de gases y a la presencia de agua subterránea acumulada, así como a las rocas fragmentadas y escombros acumulados. El ingreso de personas en las actuales circunstancias compromete significativamente su seguridad e higiene, así como su integridad física, y es contundentemente desaconsejable.”

Finalmente, Sara Mota de Larrea, heredera del fundador del grupo minero, figura en la posición número 135 del índice de billonarios de Bloomberg, con una fortuna tasada en 11.9 billones de dólares. Hasta el momento, ningún integrante de esa familia ha sido objeto de una investigación penal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí