Información vía Pie de Página, CNN y Perfil.

Miles de chilenos salieron a las calles para manifestar su rechazo al alza en la tarifa del transporte público. Tras días de manifestaciones, el Presidente, Sebastián Piñera, declaró que su país estaba en guerra y estableció toque de queda para que nadie saliera de sus hogares.

Aunque uno de las causas que motivaron las protestas fueron las alzas al transporte, el pueblo chileno ha mostrado su malestar porque Piñera ha implementado y defendido ideas  tomadas de la Constitución que regía al Gobierno de ultraderecha de Augusto Pinochet, que dejó a miles de personas muertas y desaparecidas.

Hasta el 23 de octubre, 18 chilenos han muerto a manos de agentes del Estado y 269 personas han sido heridas, 137 por arma de fuego.

Los detenidos suman 1,894, de acuerdo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Las escenas de los tanques y soldados en las calles recuerdan la época de la dictadura que encabezó Augusto Pinochet, en la que se implementaron tácticas de desaparición forzada, asesinatos políticos, entre otras medidas de represión.

Lectura recomendada: Tras protestas, Macron suspende gasolinazo y ahora aumenta el salario mínimo en Francia.

Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile y Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas, recomendó el día lunes 21 de octubre al mandatario Piñera que abriera el diálogo con la ciudadanía y exigió que los actos que han derivado en heridos y muertos sean investigados de manera independiente.

Piñera, a través de un pronunciamiento público, reconoció el martes 22 de octubre la falta de visión de su gobierno y de los anteriores por no reconocer los problemas de inequidad por los que está pasando el pueblo chileno.

“Es verdad que los problemas no se han producido en los últimos días, se venían acumulando hacia décadas. Es verdad también que los distintos gobiernos no fueron y no fuimos capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud. Esta situación de inequidad, de abuso, ya ha significado una expresión genuina y autentica de millones y millones de chilenos. Reconozco esta falta de visión y le pido perdón a mis compatriotas”.

Después de dicho mensaje, Piñera anunció que se aumentarán las pensiones, se creará un ingreso mínimo garantizado y se implementará un mecanismo para estabilizar los precios de la luz, sin embargo, tres días después de la disculpa pública y de los anuncios, la represión no ha cesado, los militares siguen recorriendo las calles deteniendo y vulnerando a los manifestantes, y la cifra de muertos y heridos no ha dejado de crecer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí