Regreso al tema de cómo nos han hecho analfabetas cívicos, y no le damos importancia para que la ciudadanía conozca sus derechos, no se diga, conocerlos y exigirlos. Si  ni siquiera sabemos que los tenemos, ¿cómo los podremos exigir y llegar a ser ciudadanos y no simples habitantes de una población, estado o país?

Recordemos que la Constitución y las leyes no son para que el gobierno nos controle como ciudadanos, sino que están hechas para que nosotros controlemos a los gobernantes. Un pequeño recordatorio, nosotros como ciudadanos estamos en libertad de realizar cualquier acto o actividad siempre y cuando no lo prohíba una ley, en cambio, los gobernantes, funcionarios o servidores solo pueden realizar aquellos actos que la ley les permita. Más claro no puede ser y hacen exactamente lo contrario, usan la ley a su antojo, no la acatan y la violan.

En un artículo anterior se decía: «No sé si George Orwell, autor del libro 1984, con su hermano mayor, se inspiró en el PRI o éste tomó las ideas de esta novela; pero al PRI-gobierno le ha funcionado, los mexicanos nos hemos vuelto abúlicos, acríticos, no exigimos nuestros derechos, las autoridades las vemos como jefes, patrones y mandamases,  nos tienen totalmente subyugados, no vemos, no oímos y no hablamos de la triste y mísera realidad a la que estamos sometidos.»

Lectura recomendada: ¿Qué hacemos con los partidos políticos?

Nos han educado tan bien que siempre usamos eufemismos para no ver la realidad, han sido muchos años y muchos los pasos que se han dado para lograr este adoctrinamiento, por no decir sometimiento, y como en la obra citada, nos han creado un lenguaje que no nos permite ver y dimensionar la realidad de los problemas, ejemplos sobran.

Aquí van algunos para abrir boca; en días pasados se estuvo discutiendo si se regularizaban los autos extranjeros, negocio de Onappafa, Fedefapa, Frian, etc. Pero ningún medio, ni en el congreso, se les dijo autos ilegales introducidos de contrabando al país y éste, aquí y en China, se considera un delito grave y convierten a un usuario en delincuente, mejor les dicen “Chocolates”, para no decir ”chuecos” o de plano “ilegales” y todos lo aceptamos

El “huachicol”, que ahora lo quieren aplicar para todos los problemas de carencias, como en medicinas, apoyos a la ciudadanía, agricultura, ganadería, guarderías, entre otros, es simplemente robo de combustibles, gasolinas, diésel, gas,  pero nadie lo quiere reconocer así y por lo tanto nunca se va a arreglar.

El chayote, que es el soborno que se ofrece a medios y periodistas, para que digan o no digan algunas verdades incómodas. Afortunadamente esta práctica se ha ido acabando y no han cundido los Carlos Denegri, que sobornaba más por lo que no publicaba que por lo que sí hacía; la mordida, una de las contribuciones de México al mundo, etc.

Así seguiremos hasta que nos convertiamos en personas adultas, responsables y verdaderos ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí