Por Juan Ceballos Azpe

¿A poco no deberíamos preguntarnos y preguntarle a la clase gobernante cuáles deben ser las prioridades del gasto del dinero que generamos los mexicanos con nuestro trabajo? ¿Te has preocupado u ocupado en ver el destino que se le da a los impuestos que pagamos? Si tu respuesta es negativa, puedes consolarte con el mal de muchos, porque, en promedio, el 90% de los ciudadanos no lo hace. La mayoría de los mexicanos adopta una actitud de indolencia que ha llevado al punto en el que sólo uno de cada diez contribuyentes le ha seguido y le sigue la huella al dinero que, como producto de su trabajo aportan al Fisco.

Y nueve de cada diez permanecen indiferentes ante esta situación, ya sea porque se resignan a que los políticos dispongan de los recursos públicos a su arbitrio, o para evitar alguna agresión a su persona o familia en caso de estar dispuesto a denunciar algún abuso del erario, o porque de plano, no sabe ni le interesa, que es esta última, la respuesta más recurrente a la pregunta de por qué no le da seguimiento al destino del dinero que se genera mediante el pago de sus impuestos.

Te puede interesar: ¿A poco no…? La locura del poder

Es urgente que los mexicanos nos preocupemos y nos ocupemos en conocer las prioridades del gasto público para hacerlas del conocimiento de quienes tienen la responsabilidad  de asignarlo y, en su caso, aplicarlo, y que las necesidades apremiantes a atender son: la educación, para dejar de ser un país subdesarrollado; la salud, para dejar de ser un país enfermo; y la generación de empleos bien remunerados, para dejar de ser un país de pobres; además de la autosuficiencia alimentaria, el combate a la inseguridad y la violencia. De lo contrario, este país nuestro seguirá siendo víctima de la irresponsabilidad del despilfarro gubernamental y la indiferencia de la mayoría ciudadana. ¿A poco no…?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí