Image default
Portada » México, la prostituta del sistema (parte 1)
Columnas

México, la prostituta del sistema (parte 1)

“El pueblo de México ha sido la prostituta de un sistema dictatorial de siglos”,  podría empezar una tesis de la política actual pero sería prematuro, mejor comencemos  a darnos cuenta que la historia de México nos da  el argumento para esta conclusión. Regresemos a un pasado remoto,  siete siglos.

Alrededor de  1300  se funda la ciudad de Tenochtitlán, los Aztecas eran los fuertes y populares. La economía en estos pueblos se basaba en que unos  se dedicaban a la agricultura y otros eran cazadores. Los guerreros y los sacerdotes eran los gobernantes. Eran sociedad teocrática, que le daban poder divino a los gobernantes. Los templos eran centros de redistribución de los productos tributados  como los impuestos, en este caso sí los regresaban. Los pueblos intercambiaban productos, no se compraban y vendían.

La llegada de tres carabelas cambiaría la historia política, religiosa, económica del  país. Eduardo Galeano podría explicarlo mejor, él dijo: “En 1942, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y lo vestido, y había mandado que fuera quemado vivo quién adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que la moja”

México, América Latina fueron descubiertos por reinos sedientos de tierras nuevas. Sus países eran un huevo comparado con esas tierras vírgenes. Básicamente en Europa se habían cansado de conquistar y reconquistar los mismos pedacitos.

Estrenando rey  y un solo Dios, los nativos de la recién estrenada Nueva España pasaron de ser la casta dominante a esclavos. Conocieron el racismo, anteriormente todos eran bronceados  eso fue un punto a favor de los españoles, ser blancos, los nativos creyeron a su llegada que eran los hijos del sol.

        Llegamos al punto principal sobre la tesis que estoy desarrollando  conocimos la corrupción, que no vino sola,  llegó con el cacicazgo y el nepotismo. La repartición  de tierras las daba un rey a miles de kilómetros, quién daba los derechos de explotación y masacre a los que les llevaran más riquezas bañadas en sangre indígena. Finalmente se hizo una repartición arbitraria de una riqueza que no les pertenecía, le suena conocido, la historia empieza tomar sentido.

Pasaron tres siglos de ir y venir de barcos cargados de  riquezas y de cultura. Trescientos años toma desvalijar un país, un continente. Mientras los nativos no dijeron nada, en ese momento nació el concepto del “país de no pasa nada”. Eran servidumbre de una tiranía. Le dejaré a Galeano que termine esta parte con sus letras: “Vinieron. Ellos tenían la biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: cierren los ojos y recen. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la biblia”. Si esto no los pone a pensar,  no sé que lo hará

Llegamos a 1810 un grito de libertad tiene la fuerza para romper las cadenas, aunque el grito duró más que el cura que lo hizo.

El 27 de septiembre de 1821 México declara su independencia, once años de guerra. Aquí, un minuto de silencio por los héroes que nos dieron patria.

Interesante el dato, que al contrario de Estados Unidos, no se acompañó  la independencia con un proceso democrático. Se los explico; nuestra independencia se llevó a cabo por la pasión y el deseo de ser libres y fue llevada a cabo por   con esa bandera pero al término de esta, las clases altas de la sociedad conservadora de origen español toman el poder, o sea que la soberanía del pueblo de México se lee bien  en los libros, pero en la práctica nos hicieron pendejos.

De esta parte de la historia en adelante lo nombraremos  “quién tiene la bolita” (el poder) para derrocarlo, exiliarlo y preferiblemente matarlo. Todavía se usa esta regla política.

  1. Primer imperio, se nombra emperador a Agustín de Iturbide más bien se auto nombra  ¿en que estaba pensando? tres siglos de monarquía, once años de guerra de independencia y se le hacía lógico un imperio. Podemos presumir hasta este punto de la historia ser gobernados por teocráticos, monárquicos, imperialistas.

Esta parte la llamaremos, “espera la segunda parte, continuará…

Cargando....