Image default
Portada » Llegar a cinco esquinas
Columnas Destacadas Red es Opinión

Llegar a cinco esquinas

Texto vía Ruta Norte Laguna

Mi vocación es llegar tarde a casi todo, y por eso así aterricé, cuatro años después de su aparición, en Cinco Esquinas, novela de Mario Vargas Llosa. Cuando salió no fue un macanazo editorial ni nada parecido, sino un título más entre los demasiados que el peruano ha venido apurando en su ya octogenaria vida. Da la impresión de que en el crepúsculo de su existencia el autor de La casa verde no declina en el deseo de hacerse visible con novedades en los anaqueles, casi como si quisiera demostrar que su vista y su imaginación, pese a los años, gozan de cabal salud.

Recuerdo que cuando Cinco Esquinas recién había sido impreso, en Gonvill de Torreón me regalaron una especie de folletito con el primer capítulo. Lo leí y no puedo mentir: me gustó. La larga descripción de las dos señoras jóvenes y burguesas en franco encontronazo lésbico con el telón de fondo de la violencia senderista/fujimorista/montesinista me dejó intrigado. Sentí que en cualquier otro momento debía leer lo que seguía, y ese momento llegó la semana pasada.

Lectura recomendada: Dos máquinas ornamentales

Es poco original decir que Cinco Esquinas no es uno de los libros señeros de Vargas Llosa. Si uno ya pasó por Conversación en La Catedral o La fiesta del Chivo, libros como el que aquí comento parecen una pequeñez. Sin embargo, como lo he dicho muchas veces, una novela regular del peruano podría pasar como notable novela para casi cualquier otro narrador. Pero ya sabemos que la crítica es así: a Vargas Llosa no se le perdonan los libros que no son La guerra del fin del mundo, y poco se toma en cuenta que, obvio, lo mejor de su producción ha quedado atrás y que de él sólo podemos esperar libros menores comparados con los que ya acuñó.

Cinco Esquinas exhibe, sin embargo, la envolvente agilidad narrativa y los recursos en el manejo de los diálogos que conocemos en su autor. Por ese lado nada se le puede reclamar. Es difícil, pues, que no caigamos embrujados por la pintura de sus personajes y por el agudo tratamiento de la atmósfera: la violencia política peruana y el manejo sinuoso de la prensa. Subyuga la hechura de Rolando Garro, el periodista intrigante, y más todavía la de su subordinada y discípula, La Retaquita. El final es algo débil y uno percibe cierta simpatía del autor por Enrique Cárdenas y otros personajes burgueses que sólo son “malos” en función de sus travesuras sexuales.

En la galaxia narrativa de Mario Vargas Llosa, Cinco Esquinas no es la estrella más brillante, pero no son pocas las virtudes literarias que muestra de uno de los más importantes novelistas latinoamericanos.

Artículos Relacionados

Boleto a Cortázar

Jaime Muñoz Vargas

Cien de Benedetti

Editorial

Dos potencias se saludan

Jaime Muñoz Vargas
Cargando....