Por Jaime Muñoz Vargas

No sólo las áreas de la salud, el comercio y la industria se vieron sorprendidas por el inquietante y muy real fantasma del coronavirus. La educación, rubro no menos importante de la vida social y económica, también acusó —y acusa todavía­— las tribulaciones que ha traído consigo la pandemia. El repentino paso de la instrucción llamada “presencial” a otra en la modalidad a distancia no ha sido fácil de habilitar y sostener. Por poderosa o tecnificada que haya sido hasta marzo de este año, casi ninguna institución pudo evitar el shock motivado por el cese del contacto que supone la enseñanza tradicional tras volcarse al sistema remoto de la digitalidad.

En tal circunstancia, es casi heroica la labor de muchas escuelas públicas y privadas metidas de golpe en otra manera de trabajar. Si bien se vieron en dificultades, muchas instituciones ya tenían adelantados sus sistemas de educación a distancia, aunque es verdad que no al cien por ciento, de ahí que en el cierre del semestre hayan tenido que poner a tono, hasta donde les ha sido posible, la estructura de sus tecnologías. Sé de grandes erogaciones no programadas y de mil dificultades sorteadas para evitar el colapso del semestre, y en este escenario fue de extraordinaria ayuda la disponibilidad de los maestros y los alumnos, ejes de la labor educativa; se destruyó el mito de que trabajar a distancia es más fácil y más llevadero, pues ha implicado un esfuerzo sin precedentes para ellos.

Más de Jaime Muñoz Vargas: Continuidad de los virus

El caso específico de las escuelas públicas ha puesto en evidencia el rezago tecnológico en el que vive la educación ofrecida por el Estado mexicano. Si bien es cierto que la crisis de salud ha sido un evento inesperado (como en sentido estricto son los “eventos”), sexenios y sexenios de desatención no sólo han golpeado la infraestructura educativa, sino la herramienta de las tecnologías de la información ahora imprescindible. Pese a esto, miles de maestros en el país han sumado sus equipos personales, computadoras y teléfonos, para evitar que los alumnos se queden sin acceso a los programas de enseñanza. Es de esperar tras esto que los gobiernos federal y estatales piensen en el insumo tecnológico como una prioridad cuya atención ya no admite más demora.

Un trabajo importantísimo en la coyuntura que cruzamos es el de las madres y los padres de familia, sobre todo el de las primeras. Forzadas junto con sus hijos al encierro, la mayoría tuvieron que habilitarse como maestras alternas, como toreras que entraron al quite para colaborar con el magisterio formal. En este momento nos preguntamos qué sería de la educación mexicana si no fuera por la ayuda en casa de personas que se han convertido de repente en maestras y maestros de sus hijos pequeños, en palancas de la docencia que por ahora no puede ejercerse más que en las aulas del hogar.

Se multiplicó el uso de la tecnología, pero más, y esto es mejor, del magisterio familiar —materno en su mayoría— que casi habíamos olvidado y hoy vemos lo mucho que gravita en la educación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí