La FIFA llevó a cabo su tradicional entrega de premios a lo mejor del año. Contrario a la costumbre, la gala fue realizada durante la noche del 23 de octubre y no en enero como solía serlo. Parece una buena idea, ya que el término “mejor del año” es más bien el “mejor de la temporada anterior”.

Lieke Mertens ganó el premio a la Mejor Futbolista, Sarina Wiegman a Mejor Entrenadora, Oliver Giroud se llevó el Puskas, premio entregado al Mejor Gol del Año, por aquel escorpión que nos deleitó en las primeras horas de enero, y Zinedine Zidane ganó su primer premio a Mejor Entrenador.

La gala, que cada vez se asemeja más a una entrega de premios de la farándula, contó con la presencia de grandes jugadores de ayer y hoy como Maradona, Ronaldo, Lampard, y por supuesto los protagonistas de la noche, nominados al premio The Best: Neymar, Messi y Cristiano Ronaldo.

Por segundo año consecutivo el premio fue para el portugués Cristiano Ronaldo. El capitán de la selección portuguesa, tuvo un cierre de temporada espectacular, coronándose campeón en La Liga y en la UEFA Champions League.

Merecido premio para un Cristiano Ronaldo que quizá no lució tan dominante como en otras temporadas, pero al final, apareció en los momentos más importantes para su club y selección.

Hace ya 10 años que estos premios no son de alguien que no sea Messi o Cristiano. Y año con año nos enfrentamos a los mismos debates.

Pero no. Un premio anual no significa que uno sea superior al otro. Solo significa que uno de ellos colectiva o individualmente tuvo un mejor año.

Lo cierto es que ambos jugadores están por entrar a la parte final de su carrera. Tal vez nos restan dos o tres años para poder verlos a su máximo nivel y dudo mucho que al final de sus carreras pueda definirse quién fue el mejor. Un mundial podría ser la diferencia, pero actualmente ni Argentina ni Portugal parecen lo suficientemente fuertes para ser protagonistas en Rusia 2018.

Cada quien tendrá su predilecto entre estos dos. Y bienaventurados aquellos que han descubierto el sano equilibrio de disfrutar de ambos. En lo personal, me inclinaría ligeramente por Lionel Messi, a quien colocaría solo por debajo de Pelé y Maradona como el mejor jugador de la historia.

Por lo pronto, este año la gloria fue de Cristiano Ronaldo, que empató al propio Messi con su quinto premio al Mejor Jugador de la FIFA.

Y mientras CR7 recibe su premio, el tercer lugar de esta terna aplaude, sonríe, sabiendo que el próximo año, puede ser su año. La Selección Brasileña luce con mayores posibilidades que Portugal y Argentina para llevarse la Copa del Mundo…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí