Portada Reportaje
Image default
Deportes

Balones y Sandías: otra oportunidad

Juan Carlos Osorio Arbeláez llegó a la Selección Mexicana el 14 de octubre del 2015, ese mismo año al combinado nacional le antecedieron 2 estrategas, Miguel Herrera que fue destituido por agredir al periodista Christian Martinoli en el Aeropuerto de Philadelphia y Ricardo “El Tuca” Ferretti que solo fungió como interino por menos de 3 encuentros, clasificando en su último juego al cuadro tricolor a la Copa Confederaciones de Rusia de este año, en la final de la Copa CONCACAF.

Al técnico colombiano se lo conoce por tener un amplio conocimiento y estudio sobre la pelota, siempre realizando anotaciones en sus libretas y con una trayectoria que le ha permitido tener cierto respeto y reconocimiento en el medio futbolístico; desde el ser auxiliar técnico del Manchester City, pasando por las ligas de Colombia, México y de Brasil, hasta la MLS, eso había sido suficiente para llenar el ojo de los dirigentes mexicanos y ser contratado como estratega nacional, por encima de Marcelo Bielsa y hasta Jürgen Klopp que eran los nombres más mencionados como posibles candidatos.

Desde el principio tuvo un gran grupo de detractores, primeramente, pienso que es porque esperaban en su lugar a un estratega de “marca mundial” o “espectacular”, algo así como un Sven-Göran Eriksson, donde las consecuencias al final las vimos palpables y es que quiero recalcar que desde antes que se pusiera a trabajar, al pobre Sr. Osorio ya le llovía por todas las cadenas deportivas y programas de análisis donde la Selección es el pan de cada día, 24/7.

Los resultados comenzaron a llegar, un sinfín de triunfos al hilo desde su primer partido, 9 para ser exactos y un empate contra Venezuela (9-1-0) en la Copa América  Centenario, lo llevaron a romper una marca de 21 juegos invicto (vs. Venezuela se llegó a 22) conseguida por Ricardo Antonio La Volpe y empató la cifra de 11 victorias consecutivas que tenía Manuel Lapuente (se empató vs. Venezuela), todo era un verdadero sueño para Juan Carlos Osorio y gustara o no a la mayoría de la prensa, los resultados con todo y rotaciones, con todo y libreta, se estaban dando.

Hasta que llegó el peor resultado en la historia de la Selección Nacional, el ya tan mencionado 7-0 contra Chile, destruyó todo lo que había hecho el Sr. Osorio en su poca estancia con la Selección. En ese momento había una pregunta clave, ¿debía irse Juan Carlos? Se decidió que no, los máximos representantes del fútbol lo dejaron seguir haciendo su trabajo, muy pocas veces se mantienen a los directores técnicos con estos resultados y menos en la Selección de México. Existía el riesgo de amedrentar el poco prestigio que le quedaba a la Selección Mexicana. ¿El resultado?, México está apunto de clasificar a la siguiente justa mundialista en Rusia, la efectividad mostrada en el Hexagonal empata los mejores números registrados en una eliminatoria; el de La Volpe en 2005 (Eliminatoria Hexagonal 4 jugados, 10 puntos.) y Bora Milutinović, en 1997 (Eliminatoria Hexagonal  4 jugados, 10 puntos.); de igual forma desde el trágico 7-0, México está invicto con 9 partidos, así es, el único partido que ha perdido la Selección Nacional al frente del Sr. Osorio, fue contra Chile.

El puesto de director técnico de la selección mexicana está por demás ultrajado, los procesos mundialistas no se respetan y cada vez que se busca a un nuevo entrenador, la espera es casi igual como la que se hace por el humo blanco que sale del Vaticano; Juan Carlos Osorio tiene la valiosa y última oportunidad de redimirse y de borrar ese vergonzoso capitulo en la historia del fútbol mexicano, son escasos los personajes a los que se les presenta una oportunidad como esta y al parecer poco a poco y de manera silenciosa lo está logrando, simplemente hay que remontarnos a hace 4 años, en el proceso mundialista pasado y comparar a los dos equipos, la diferencia es abismal; así pues, sólo el tiempo nos dirá si Juan Carlos Osorio podrá superar su resiliencia.

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial

Construcción de planta potabilizadora para Agua Saludable tomará 17 meses

Editorial

Empresas favoritas de CONAGUA ganan proyecto de Agua Saludable

Editorial
Cargando....