Image default
Portada » Un empate con dos claros ganadores
Deportes

Un empate con dos claros ganadores

El año venía arrastrando dos peleas cuyo mayor logro fue recaudar millones y millones. Tanto el espectáculo montado con Floyd Mayweather y Conan McGregor, como la decepcionante pelea de Julio César Chávez Jr. ante Saúl El Canelo Álvarez, carecieron de lo que la gente paga por ver: Box.

Tuvieron que pasar casi cinco años para volver a ver una pelea memorable en los tradicionales sábados de Pay Per-view de HBO.

Fue el 8 de diciembre de 2012 cuando un mexicano se enfrentó a quien era considerado el mejor libra por libra. Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao se veían las caras por cuarta ocasión. Con dos victorias para el filipino y un empate en su primer encuentro, Márquez llegaba a este combate con sed de justicia y revancha tras una decisión polémica en 2011 que le dio la victoria a Pacquiao en el 3er episodio de esta rivalidad.

Para el 6to round de aquel cuarto encuentro, la situación parecía favorable para el filipino. Venía de tumbar al mexicano en el 5to round y parecía que iba tomando cada vez más el control del combate. La campana estaba a un segundo de sonar cuando  Juan Manuel Márquez conectó una derecha directa a la mandíbula de su oponente que marcaría el fin del encuentro y la primer derrota de Manny Pacquiao por KO desde 1999.

Desde aquél 2012, no veía una pelea que intentara alcanzar el nivel que el filipino y el mexicano demostraron en Las Vegas.

El sábado 16 de septiembre del año en curso, en T-Mobile Arena de Las Vegas, un mexicano se enfrentaba a uno de los mejores libra por libra de la actualidad. Saúl El Canelo Álvarez enfrentaba al invicto Gennady Golovkin en una pelea que no decepcionó.

Más allá del veredicto polémico de los jueces, lo que se vio en el ring fue digno de aplaudirse. Una pelea muy pareja en la que por momentos el mexicano lucía mejor, pero inmediatamente el de Kazajistán respondía y equilibraba el combate.

Golovkin conectó más jabs durante el combate pero también erró muchos de sus golpes. El upper del Canelo lució en algunos momentos, conectando de forma contundente en la mandíbula de GGG en un par de ocasiones. Sin embargo, ninguno de los dos cedía ante los ataques del otro y ambos demostraron su resistencia que los llevó a terminar la pelea con gran intensidad.

Al final de los 12 rounds, un 118-110 a favor del Canelo, 115-113 a favor de GGG y un 114-114 sellaron el empate.

En las casas de apuestas, el empate era el que más pagaba, cerrando 15 a 1. De ahí que algunos medios sugieran que esto pudo haber decidido el resultado. Si bien, causó polémica, la decisión no fue injusta. Aunque eso sí, con esto, el negocio del box es un claro ganador del combate.

De esta manera, quedó casi asegurado un nuevo encuentro entre ambos púgiles. El cual, podría superar en ganancias al realizado este sábado.

Pero también hay que decir que el aficionado gana en esta pelea. Vuelve a ver, después de cinco años, una pelea de calidad y que de alguna manera reivindica al mundo del boxeo que ha venido siendo maltratado en los últimos años.

Esperemos, entonces, que de darse este segundo episodio entre Canelo y GGG, la intensidad sea aun mayor y el resultado sea aun más justo.

Ya como apunte final, destacar lo mostrado por el mexicano, que por primera vez, demuestra que es más que un producto televisivo. Y aunque, en lo personal, considero que aún le falta camino, de seguir así, podría convertirse en un referente del boxeo nacional.

Artículos Relacionados

Por cuatro años de periodismo independiente, ¡muchas gracias!

Editorial

2020 en Red es Poder: ¿qué hicimos y para dónde vamos?

Editorial

La importancia del periodismo independiente en tiempos de estigmatización

Jorge Espejel Lomas
Cargando....