Image default
Portada » La era después de Ricky Álvarez
Deportes

La era después de Ricky Álvarez

José Ricardo Álvarez, originario de Tijuana Baja California, de 28 años de edad, es líder en carreras impulsadas en la actual campaña de la Liga Mexicana de beisbol con 75, al momento ha conectado 13 cuadrangulares y 23 dobletes. En el 2012 llegó al béisbol mexicano con los Sultanes de Monterrey, sin embargo, la estela lo esperó hasta que llegó al conjunto de Vaqueros Laguna en el 2016.

En ese año Álvarez tuvo el mejor milenaje de bateo con Laguna de .329, conectando 143 imparables, siendo el segundo pelotero con más hits sólo por debajo de Justin Greene. Fue líder de dobles con 31, sublíder de cuadrangulares con 24 y produjo un total de 91 carreras.

Todo esto le valió a Ricky para ganarse el reconocimiento de la afición lagunera, tuvo incluso la oportunidad de participar en el reciente juego de estrellas 2017 en donde solo tuvo un turno al bate y fue ominado con un elevado.

Es entonces el momento, después del clásico de media temporada, en el que se anuncia que Álvarez fue pasado a los Leones de Yucatán en donde la afición lagunera explotó contra la directiva guinda y dueños.

Bien es sabido y desde el año pasado, por la afición lagunera y todo mundo que los empresarios Arellano Hernández se hicieron de las acciones de Vaqueros luego de que ya tenían en su poder a los Leones de Yucatán, una plaza 100% beisbolera.

Esos mismos dueños al ver el desempeño del pelotero decidieron llevarse a Ricky Álvarez de Laguna a la península, al fin de cuentas son sus equipos, todo mundo hace lo que quiere con sus pertenencias, después de todo son suyas y hay prioridades en la vida.

¿Explotar contra la directiva? Este miércoles salió a público una entrevista interesante que dio Francisco Méndez, el gerente deportivo de la organización guinda a “La afición” en donde mencionó que el traspaso del tijuanense fue orden directa de los dueños, por lo que a la directiva no le quedó de otra más que acatar. Bien saben ellos que es difícil llenar el hueco que deja el pelotero en cuanto a su nivel de beisbol y distinción con la gente, pero se tiene que acatar.

No se puede hacer nada cuando una orden viene desde arriba, a la directiva seguramente también le dolió el tener que dejar ir a Ricky pero, ¿qué se puede hacer?

Tiempo atrás al equipo habían llegado artilleros pesados como Diory Hernández, quien también es un cuarto bate natural desde que llegó a Rieleros de Aguascalientes el año pasado, Alberto Callaspo con experiencia de Grandes Ligas y Robert Vásquez que no deja de ser interesante al bate y a la defensiva. Lo que quiero decir con esto es que ofensiva hay en el equipo de Vaqueros, Anderson Hernández, Welington Dotel y Francisco Lugo son también buenos artilleros en la caja de bateo.

En el primer juego de la serie contra Pericos, Laguna anotó 7 carreras, una buena cuota de carreraje en un juego para cualquier ofensiva aquí y en China, Álvarez en su primer juego contra Leones como cuarto tronco se fue de 4-0, sé que una jornada no indica lo que pasará el resto de la campaña, pero seguro estoy que la ofensiva que quedó con Laguna seguirá funcionando, lo que sigue fallando hasta ahora es el picheo.

Para atacar esa falla en el picheo se trajeron a varios lanzadores, Edgmer Escalona, Alejandro Martínez y Tomás Solís, que habrá que verlos en acción para dar una opinión de cómo luce el resto de campaña ahora en cuanto a los serpentineros. Pues del staff de abridores que se tenía al principio de la campaña no queda nadie, ni Dustin Crenshaw ni Edgar Osuna, ni Marco Quevedo ni Enrique Lechuga ni nadie.

El bullpen por lógica está batallando, los brazos están cansados y la salida de Mikel Cleto duele, y la gente que sabe y no es villamelona sabe que Cleto duele más incluso que Ricky, por eso se busca que los nuevos lanzadores refuercen ese departamento para Vaqueros, no se puede quedar con los brazos cruzados la directiva, eso lo saben, tienen que trabajar.

Que la gente esté molesta se entiende, y las opiniones de que mejor llegue un empresario que le invierta al beisbol en la laguna están de sobra, no hay, mantener un equipo de beisbol en la actualidad es demasiado complicado, antes bien somos afortunados de seguir teniendo beisbol porque si no fuera por los nuevos dueños, quién sabe qué hubiera pasado.

Difícil es entonces la situación de Vaqueros, de la directiva y más aún de la afición. Lo único positivo es que esto dejó ver que la gente está o estaba metida con el equipo, poco a poco se metió el beisbol a una plaza que es futbolera.

Pienso también en la situación de los equipos del ejecutivo Gerardo Benavides Pape, dueño de los Pericos de Puebla y Acereros de Monclova, que una vez que hizo campeón a Puebla, pasó toda su flota a los Acereros de Monclova y apuesta a que los Coahuilenses lleguen al título ahora por el norte. ¿Qué pasaría en el 2018 si en este año Yucatán queda campeón?

Puede ser.

Artículos Relacionados

En cuatro años, servicios personales en Torreón se disparan 110%

Editorial

Circulan cerca de 180 mil carros chocolate en La Laguna

Editorial

En Torreón el 66% del presupuesto se utiliza en nómina y servicios generales

Editorial
Cargando....