Image default
Portada » Memoria de un corazón ausente, lectura indispensable para empatizar con una causa
Destacadas Red es Sociedad

Memoria de un corazón ausente, lectura indispensable para empatizar con una causa

Una de las lecturas indispensables para quien quiera comprender la complejidad del problema de las desapariciones en el país y de manera concreta en Coahuila es Memoria de un corazón ausente.

La publicación editada por la Fundación Heinrich Böll y coordinada por el activista Jorge Verástegui González es única por su composición: reúne las historias de vida de 14 personas desparecidas contadas por sus familias y tambíen incluye una carta de sus seres queridos.

«Se va tejiendo con esa carencia un relato marcado por la angustia de quien se pregunta todos los días dónde está, sin poder averiguarlo. Esta red de incertidumbre desconoce el nombre de quienes la conforman; sólo tiene por cierto que al rostro de aquellas personas lo acompañará siempre una palabra: desaparecida», refiere en el prólogo Verástegui.

En la complicación de historias encontramos a Silvia Stephanie Sánchez-Viesca Ortiz, Adela, Yazmín Solís Castañeda, Antonio Verástegui González, Dora Elba Solís Parilla, Daniel Heberto Hernández Villarreal, José Gabriel Rodríguez Urenda, Brenda Melina Zúñiga Vargas, Bertha Alicia Padilla Reyes, Olga Alicia y Evelyn Rosalinda Herrera García, Víctor Manuel Guajardo Rivas, Diego Alonso y David Basilio Díaz Pérez y Brandon Esteban Acosta Herrera.

Sus desapariciones se registraron entre 2005 y 2012 en las diferentes regiones del estado, además de que fueron perpetradas por individuos desconocidos o elementos policiales.

Te puede interesar: Ineficacia e injusticia: 29 años de la desaparición de Edna Xóchitl

«La Memoria de un corazón ausente pretende cambiar la narrativa, reconstruyendo la historia de personas desparecidas a la luz del concepto de búsqueda de vida. Éste surgió hace algunos años como el resultado de los esfuerzos por entender lo que hay detrás de las acciones de búsqueda de una persona, a la par de resignificar una vida ausente en la vorágine de las desapariciones», refiere en el prólogo el coordinador.

El libro ya tuvo una difusión bastante interesante en universidades, foros de derechos humanos y actividades culturales como la Feria Internacional del Libro de Guadalajara donde su distribución fue gratuita por la filosofía de la propia fundación que hizo posible su publicación.

Sin embargo, para las personas interesadas en conocer su contenido está disponible en este enlace.

Hoy en el marco del Día del desaparecido, conocer este tipo de historias abonan mucho a saber qué hay detrás de la ausencia de más de 3 mil personas que fueron arrebatadas de sus seres queridos en esta entidad según cifras federales.

El prejuicio de unos cuantos se derrumba a cada página que avancemos y nos da una idea clara: la desaparición es algo que le puede pasar a cualquiera.

Artículos Relacionados

Centro de Identificación Humana en Coahuila podría operar a finales del 2020

Editorial

«Estamos cansadas»: colectivos explotan contra eliminación de fideicomisos

Editorial

Desaparecer dos veces: la burocracia que pierde cuerpos

Editorial
Cargando....